Convocatorias — 08/04/2013 a 12:55 pm

12 y 13 de abril en Rivas-Vaciamadrid

image_print

 

 

DECLARACIÓN DE LA RUTA ASTURIANA POR LA PAZ DE COLOMBIA

Quienes suscribimos la presente declaración compartimos y acompañamos la esperanza de millones de colombianos-as que quieren la paz y la justicia social.

Las negociaciones iniciadas en La Habana hace pocos meses, entre el gobierno de Juan Manuel Santos y la guerrilla de las FARC, son el mejor camino cuando ya se han transitado cincuenta años de conflicto armado interno. Es el camino que le pedimos al gobierno colombiano abra también para el ELN y el EPL

En Asturias conocimos el impacto del conflicto armado en los derechos humanos a través de los testimonios de 91 personas acogidas al Programa Asturiano de Atención a Víctimas de Violación de DDHH (sindicalistas, dirigentes campesinos e indígenas y defensores-as de los derechos humanos perseguidas, amenazadas de muerte en los últimos doce años) y por las constataciones directas en las nueve visitas asturianas a Colombia para la verificación del estado de los DDHH.

Es un hecho la escalada de la violencia contra la población civil en las áreas donde además de guerra hay conflicto social, por eso acompañamos el reclamo de las organizaciones de derechos humanos a las partes en la mesa, para que se esfuercen en acordar un cese al fuego bilateral y de hostilidades, una tregua indefinida.

La certeza de que construir la paz y la justicia social es un reto para todos y todas, reclama la necesidad de que se habiliten espacios para que se garantice la participación de las organizaciones sociales en las negociaciones y en el desarrollo posterior de los acuerdos en forma de programas que eliminen la exclusión, la desigualdad, la impunidad.

Dadas esas causas objetivas del conflicto, se pude asegurar que la paz de Colombia será estable si se nutre de la agenda de paz construida durante décadas por los movimientos sociales y en particular por los campesinos, indígenas, negros, ambientalistas, sindicalistas, defensores-as de derechos humanos, y pedimos el cese de su estigmatización y represión, y garantías para su labor que en democracia es legítima.

Solicitamos concertar un ACUERDO ESPECIAL DE APLICACION INMEDIATA, como lo contempla el DIH. Se trata de acatar las normas humanitarias por todas las partes, fuerzas regulares e insurgencias, mientras persistan las hostilidades, aliviando los sufrimientos de la población civil y de los propios combatientes.

Pedimos al gobierno colombiano un tratamiento acorde a los derechos humanos y al DIH para cerca de diez mil prisioneros por delitos políticos como rebelión.

Lamentamos que el gobierno de España desde la ruptura de los últimos diálogos con la insurgencia hace más de una década, sólo se interese por los negocios de algunas empresas en Colombia y no por la situación de los derechos humanos. Le exigimos que apoye de manera pública y decidida los esfuerzos para darle una solución pacífica, negociada al largo conflicto armado interno que padece ese país.

Declaramos que desde Asturias acompañamos al pueblo colombiano en sus legítimas aspiraciones de paz y justicia social y que estaremos a su lado en el Encuentro para la Paz de los dias 12 y 13 de abril en Madrid, y en las demás iniciativas y esfuerzos comunes para tejer la paz en Colombia.