16 septiembre 20,00H local Cambalache

image_print

Huelga de Hambre de Presos Mapuches

Por la dignidad y por la justicia
Por un juicio justo y el fin de la ley antiterrorista

http://solimapuches9.wordpress.com/

 

 

En el sur del Estado Chileno y del Estado Argentino existe un pueblo ancestral llamado
Mapuche. En su idioma, el Mapudungun, significa Gente de la Tierra.

Su territorio se extendía desde Bahía Blanca (Argentina) hasta Concepción(Chile) es
decir de mar a mar, desde casi Buenos Aires-Santiago de Chile hasta Río Negro. El
Estado Chileno y el Estado Argentino han estado arrebatando, durante dos siglos, sus
tierras ancestrales en conquistas, expropiaciones y estafas, y relegando a los naturales a los peores lugares.

Se les ha ido arrebatando su cultura, su forma de organización
ancestral, su idioma y su religión. El pueblo ha sido relegado a la pobreza, al
racismo y la exclusión. En su concepción espiritual hay un lazo estrecho entre la
naturaleza y la comunidad.

Los terratenientes, las multinacionales y el Estado han estado contaminando y sobre- explotando su tierra ancestral.

En diferentes periodos de la historia los mapuches, que son un pueblo rebelde y que ama la libertad, se han sublevado contra sus opresores, siendo fuertemente reprimidos con asesinatos, ejecuciones, cárceles y torturas.

Los mapuches son un pueblo que se sienten hijos de la naturaleza, lo cual comporta
que en la recuperación de tierras ancestrales, no solo buscan salir de la pobreza sino, un restablecimiento de la naturaleza.

Podemos considerar que es un movimiento totalmente antidesarrollista, probablemente uno de los movimientos más multitudinarios del Antidesarrollismo en el Planeta.

Los mapuches están construyendo un movimiento de liberación nacional, sin embargo su concepción de nación no está sujeta a los esquemas occidentales de Nación-Estado.

Ellos desean regresar a su modelo social tradicional basado
en pequeñas comunidades “confederadas” sin Estado ni organización superior, y
coordinándolas entre sí mediante una asamblea de Lonkos (Alcaldes o Jefes de las
Comunidades). Las comunidades son asamblearias y el Lonko ha de ganarse el respeto
y la autoridad, ya que de ser mal lonko la comunidad puede perfectamente rechazarlo.

Esta cosmovisión espiritual y social tradicional está muy próxima a la utopía
libertaria, dando lugar a un apoyo mutuo entre un movimiento anarquista, en auge en Chile, y el movimiento mapuche.