El Salvador, Latinoamérica, Noticias — 20/03/2013 a 11:02 am

33 aniversario del asesinato del arzobispo Romero

image_print

 

 

Salvadoreños y extranjeros salieron a las principales calles de San Salvador a conmemorar los 33 años del asesinato del arzobispo de San Salvador, Óscar Arnulfo Romero.

El Gobierno salvadoreño debe hacer “justicia” y decir la “verdad” sobre el asesinato del arzobispo de San Salvador, Oscar Arnulfo Romero, dijeron representantes de la iglesia y organismos humanitarios al conmemorar los 33 años de su magnicidio.

Romero, que se caracterizó por defender a los más pobres y desprotegidos, fue asesinado el 24 de marzo de 1980 por un francotirador mientras oficiaba una misa en San Salvador.

Es necesario que el actual gobierno diga la “verdad con nombre y apellido de las personas que han sido los autores tanto materiales como intelectuales de su asesinato”, indicó Luisiana de Beltrán, integrante de la Fundación Monseñor Romero, quien junto a la iglesia católica organizan el tributo al arzobispo.

“Las palabras o peticiones de perdón muchos las pueden decir, pero para este pueblo los hechos son los que valen”, por lo que los diferentes órganos del Estado deben de poner su “granito” para terminar con la impunidad en el crimen de Romero, agregó.

María Silvia Guillén, directora de la Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho (Fespad), dijo que ya es necesario que “este gobierno trascienda de reconocimientos y de perdones” para que se haga “justicia” en el caso de Romero y de miles de víctimas del conflicto armado (1980-1992).

“Es importante que se haga justicia no solo en su caso (Romero), sino en los cientos de víctimas que en El Salvador fueron asesinadas” en la guerra, porque “no basta con los perdones públicos, es necesario llegar a la justicia”, enfatizó.

El actual presidente, Mauricio Funes, ha sido el primero que ha pedido perdón en nombre el Estado por el asesinato de Romero, que aún sigue impune.
También, durante su gestión ha inaugurado dos murales en su honor, entre otros tributos.

Romero es recordado por denunciar las injusticias cometidas en los años previos al conflicto armado que sufrió El Salvador durante doce años (1980-1992).

La guerra civil en El Salvador dejó 75.000 muertos, 8.000 desaparecidos y 12.000 lisiados, según datos oficiales.

La Comisión de la Verdad, que investigó los crímenes cometidos durante la guerra civil, señaló al ya fallecido militar Roberto D’Aubuisson, fundador de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), partido que gobernó el país durante 20 años (1989-2009), como uno de los autores principales del homicidio del arzobispo.