Latinoamérica, Noticias, Venezuela — 09/10/2014 a 2:00 am

Ante los asesinatos de los compañeros Robert Serra y María Herrera

image_print

 

 

 

 

 

 

8 de octubre de 2014

Todos los colectivos agrupados en la Coordinadora estatal de solidaridad con la Revolución Bolivariana, expresamos nuestra más rotunda condena por el vil asesinato del joven diputado venezolano Robert Serra y de su esposa María Herrera, perpetrado por la derecha fascista que pretende, por todas las vías acabar con el legado del Presidente Hugo Chávez.

Robert Serra y su compañera, María Herrera, dos jóvenes venezolanos entregados en cuerpo y alma a la construcción del socialismo bolivariano, fueron asesinados por aquellos que, en vano, se empeñan en impedir el avance de un proceso que ya es legado para todos quienes en este mundo, luchamos contra la opresión.

Creen que segando vidas derrotarán a un pueblo que ha decido ser conductor de su propio destino, de la mano siempre presente de nuestro Comandante Eterno. Robert y María son el vivo ejemplo de la fuerza revolucionaria que anida en nuestras mentes y en nuestros corazones, y con ellos, rodilla en tierra, seguiremos defendiendo la fuerza de las ideas justas y humanas que nos harán sepultar, definitivamente, al capitalismo.

Denunciamos firmemente los planes conspirativos contra el gobierno
encabezado por el Presidente Nicolás Maduro, ataques instigados y
financiados por el imperialismo que en esta fase, según muestran todos los
indicios, intensifica su campaña de conspiración y agresión permanente contra la Revolución Bolivariana, a través del paramilitarismo colombiano y el sicariato, ese que apuñaló a nuestros dos compañeros.

La rabia contenida, se convertirá en firmeza que nos dará la fuerza para seguir luchando por el mundo que defendía nuestro joven hermano, para vencer al fascismo y al Imperialismo. Desde nuestro corazón de vehementes revolucionarios gritamos:

¡Compañeros Robert Serra y María Herrera, presentes, ahora y siempre!

¡Unidad, Lucha, Batalla y Victoria!

¡Hasta la Victoria Siempre!