Documentales, Latinoamérica, México — 22/05/2015 a 10:08 am

Atenco, nueve años después

image_print

Comunicado del FPDT a nueve años del mayo rojo en Atenco

A tod@s nuestr@s herman@s de los pueblos a la orilla del agua

La amenaza de despojo que asecha nuestras comunidades con el rostro del Proyecto de Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México que desde hace más de 13 años nos ha traído incertidumbre y desconcierto tiene como objetivo el despojo de nuestro territorio, el agua y los recursos naturales que dan vida y sustento a nuestras comunidades.

La nueva estrategia de despojo hoy no tiene la cara de una expropiación, viene operando de manera perversa generando la ruptura de la relación natural y colectiva de nuestras comunidades con la tierra, pretendiendo cortar de tajo nuestra memoria de pueblos originarios con el pretexto del “progreso”.

¡Desde la silla presidencia el asesino y represor Enrique Peña Nieto,  miente!

La reactivación del proyecto del aeropuerto en nuestro territorio se ha realizado como una imposición, en un contexto de falsa transparencia, de manera irresponsable y apresurada. Las autoridades responsables de proteger el medio ambiente, el patrimonio cultural y la soberanía nacional como CONAGUA, SEMARNAT, INAH, SCT, los poderes legislativos y las autoridades locales y federales han aprobado el inicio de una obra que representa un grave riesgo para el medio ambiente, la destrucción de nuestro patrimonio histórico y paleontológico y amenaza calidad de la vida de los habitantes del Valle de México.

Peña dice que no existen riesgos ambientales importantes, que no habrá inundaciones, que no están afectando el territorio de los municipios, que no necesitan las tierras ejidales. Pero la realidad es que los ejidos de Atenco y Texcoco sí están siendo objeto de la compra y el fraude, a través de las autoridades ejidales y la procuraduría agraria que operan dentro de los pueblos.

¡La decisión está tomada, el aeropuerto a la chingada!

Nosotros, los pueblos organizados y en lucha, no estamos exigiendo o negociando ningún precio por la tierra. Lo que estamos exigiendo, desde 2001, es que nos respeten, que respeten la voz y decisión del pueblo, que respeten nuestros derechos humanos, sociales y culturales.

A nuestro lado caminan otros pueblos hermanados por las amenazas de despojo en diferentes puntos de nuestra Patria, en particular pueblos de nuestro Estado de México que a causa de megaproyectos de muerte como autopistas, gasoductos, desarrollos inmobiliarios padecen, como nosotros, la siembra de intriga, engaño, difamación, intimidación, miedo, represión, acoso, cooptación y corrupción para imponer el despojo.

El fuego de la digna resistencia hermana a los pueblos del Estado de México.

Hoy hemos decidido organizarnos de manera conjunta pueblos indígenas, campesinos, organizaciones sociales y educativas, sistemas autónomos de agua potable, colectivos estudiantiles que defendemos nuestro territorio, nuestra agua, nuestros bosques, nuestros usos y costumbres, nuestra autonomía, nuestros derechos a un hogar digno con energía eléctrica accesible, así como a la educación y a un medio ambiente sano.

No estamos dispuestos a seguir sufriendo despojos, agresiones, represiones, amenazas, encarcelamientos, asesinatos y desapariciones por gobiernos y empresas que quieren imponernos un proyecto político y económico que atenta contra la dignidad e identidad de nuestras organizaciones y pueblos.

Por eso, en estos momentos estamos difundiendo nuestra lucha por la vida en el Estado de México, honrando las enseñanzas de nuestros abuelos basadas en el respeto. Invitamos a todas aquellas personas dignas, hombres y mujeres, a que nos unamos y defendamos todos todas las luchas, cuidando y preservando así el porvenir de nuestras futuras generaciones.

A 9 años de la tortura sexual en Atenco, seguimos luchando por la justicia

11 de las 46 mujeres víctimas de tortura sexual perpetrada en mayo de 2006 en San Salvador Atenco continúan el proceso de denuncia contra el Estado Mexicano ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Sin embargo el Estado mexicano insiste en realizar acciones superficiales, sin el consentimiento de las denunciantes, por ejemplo, el anuncio de la constitución de un “Fondo de reparación” lo cual es una acción ofensiva a las mujeres y las coloca en una situación de inseguridad.

Hoy refrendan su rechazo a estas estrategias que buscan bloquear, demorar y obstaculizar con su búsqueda de justicia.

A 9 años: ninguna pena ha sido impuesta, ningún servidor público a nivel federal ha respondido por su responsabilidad en las violaciones. Tampoco se ha determinado responsabilidades en en relación con la cadena de mando.

La lucha sigue contra el uso de la tortura sexual como técnica para desmovilzar, reprimir o castigar culpables.

Las mujeres NO son botín de guerra.

Peña Nieto, delincuente la cuenta está pendiente.