Chile, Documentales, Música, Películas — 09/06/2015 a 2:04 am

Cantata Santa Maria de Iquique

image_print
La música de Quilapayún, la versión orquestal y la cantata rock, la historia, el documental, la obra teatral y la película sobre este hito de la lucha obrera y de la cultura latinoamericana.

Con informaciónes de Archivo Chile, Cineteca virtual, Perrerac



La música. Quilapayún, ‘Santa María de Iquique, cantata popular’

Autor Luis Advis. Interprete: Grupo Quilapayún

01. Pregón (Señoras y señores, venimos a contar…) – 0:00. Pregón introductorio que da a conocer el tema de la obra, acompañado principalmente con instrumentos de cuerda que se van incorporando lentamente para dar más fuerza a las frases.

02. Preludio instrumental – 2:09.

03. Relato (Si contemplan la pampa y sus rincones…) – 7:49. Incluye una descripción de la industria del salitre, los obreros en sus oficinas localizadas en el medio del desierto y las paupérrimas condiciones laborales y de vida que tenían ellos y sus familias.

04. Canción (El sol en desierto grande…) – 9:58. La canción refuerza el tema de relato anterior, tratando la dureza del trabajo bajo “el sol del desierto grande”. Las voces actúan como coro de obreros mientras trabajan extrayendo rocas en mitad del gran desierto de Atacama.

•05. Interludio instrumental – 12:17

•06. Relato (Se había acumulado mucho daño…) – 13:49. Comienza a hablar de la gestación de los movimientos sindicalistas y de las primeras huelgas realizadas en la industria del salitre. Tras la primera huelga en la oficina San Lorenzo, el relato indica que “todos escuchaban un grito que volaba en el desierto, de una u otra oficina como ráfagas” hasta que deciden descender desde la pampa hasta “el puerto grande”, Iquique.

•07. Canción (Vamos, mujer…) + Interludio instrumental – 15:09. La voz vuelve a encarnar a un obrero, que alienta con optimismo a su mujer para que lo acompañe junto a su hijo. El obrero le describe la ciudad, que es “tan grande como un salar” y que posee “muchas casas lindas”. Dice que el viaje mismo es peligroso y un sacrificio, pero el optimismo del obrero se ve reforzado al repetir en varias oportunidades “no hay que temer porque en Iquique todos van a entender”.

•08. Relato (Del 15 al 21, mes de diciembre…) – 19:02. Los obreros bajan finalmente a la ciudad, afirma el relato, entre el 15 y el 21 de diciembre de 1907. Aunque se relata el apoyo dado por muchos comerciantes y trabajadores de la ciudad, también se cuenta de cómo mucha gente rechaza la presencia de los obreros, temerosos de robos y asesinatos.

•09. Interludio cantado (Se han unido con nosotros…) – 20:37. Este corto tema sirve para reforzar, en la voz de los pampinos, el relato anterior: “Iquique nos ve como extraños; nos comprenden algunos amigos y los otros nos quitan la mano.”

•10. Relato (El sitio al que los llevaban…) – 22:41. El relato continúa con el anterior, donde cuenta cómo los obreros son llevados a la Escuela Domingo Santa María en el centro de la ciudad y los ánimos comienzan a presentir el fin trágico de su aventura.

•11. Canción (Soy obrero pampino y soy…) – 23:41. Los instrumentos de cuerda marcan la tensión de esta canción. Un obrero de mayor experiencia se da cuenta de que “algo horrible va a suceder” y comienza a recordar las penurias de su vida, mientras tartamudea, presa del temor.

•12. Interludio instrumental – 25:24

•13. Relato (Nadie diga palabra…) – 27:18. La voz introduce a los militares a cargo del general Roberto Silva Renard, quienes rodean la escuela. Según el relato, Silva Renard trata de convencer a los obreros diciendo “que no sirve de nada tanta comedia, que dejen de inventar tanta miseria, que no entienden deberes, son ignorantes, que perturban el orden” y los amenaza, recibiendo la respuesta de un obrero que anuncia que levantarán el puño en alto y que si quiere amenazar, que dispare primero. El general, cuenta el relato, saca su revólver y le dispara, dando la orden para continuar con el resto de presentos.

•14. Canción letanía (Murieron 3600…) – 29:26. La canción relata la muerte de 3.600 personas, aunque no existe certeza de una cifra exacta. Instrumentos de viento predominan en el tema para marcar la tristeza.

•15. Canción (A los hombres de la pampa…) – 30:59. Mezclando diversas melodías y textos, la canción se lamenta de los hechos y alcanza uno de los clímax de la composición. La letra incluye el relato a un niño de los sucesos, afirmando que “no hay que ser pobre, hijito; es peligroso ser pobre, hijito“, para luego mezclar a un texto mucho más militante que en el resto de la cantata. Tras el clímax de la canción, ésta cierra con la frase “¿Donde están los asesinos que mataron por matar? Lo juramos por la tierra, los tendremos que encontrar […] ¡lo juramos, compañeros, ese día llegará!

•16. Pregón (Señoras y señores…) + Canción final (Ustedes que ya escucharon…) -33:53.  La canción, con un charango predominante, continúa con el tono altamente político de la canción anterior, invocando a la unión del pueblo para la reivindicación de sus derechos y evitar que se repitan los sucesos anteriores.


Descarga las letras en pdf aquí


La “Cantata Santa María de Iquique” fue compuesta por Luis Advis a fines de 1969. El texto se basa en el libro “Reseña Histórica de Tarapacá”, del cual extrajo la mayoría de los datos históricos. Musicalmente, la obra sigue la estructura de las antiguas cantatas populares, pero sustituye el motivo religioso tradicional por un tema social. Es música de tradición europea que incluye elementos de raíz americana.

A principios de 1970 el director musical de Quilapayún, Eduardo Carrasco le pidió a Luis Advis que arreglara algunas canciones de la cantante griega Danae. Ese mismo día, Advis le enseñó parte del material en que estaba trabajando: una cantata inspirada en la masacre de los obreros del salitre en 1907. Al poco tiempo Quilapayún montó la “Cantata Santa María de Iquique” y la estrenó oficialmente en julio de 1970 en el Segundo Festival de la Nueva Canción Chilena. Un par de meses después del estreno, Quilapayún y Héctor Duvauchelle entraron a los ex estudios de la RCA para grabarla. Los integrantes del registro fueron: en Quilapayún: Eduardo Carrasco, Carlos Quezada, Willy Oddó, Patricio Castillo, Hernán Gómez, Rodolfo Parada; y como relator: Héctor Duvauchelle.

Si bien, el compositor no se declara perteneciente a ningún partido político, la cantata logra un revuelo social como pocas obras. Esto, además de ser la obra cumbre del movimiento de la Nueva Canción Chilena.

Lucho, sin ser político, había dado en el clavo“, escribió Eduardo Carrasco en su libro “Quilapayún, la Revolución y las Estrellas” (Ornitorrinco.1988).

Luego del Golpe Militar las cintas masters de la “Cantata Santa María de Iquique” fueron destruidas. Sin embargo, el conjunto en su exilio siguió presentándola. En 1978, Quilapayún vuelve a grabar esta pieza en Europa pero para gran disgusto de Advis, encargaron al escritor argentino Julio Cortázar la remodelación de parte del texto original e hicieron pequeños arreglos instrumentales. Aunque esta nueva versión fue grabada dos veces, el grupo siguió interpretándola después como fue creada originalmente por su autor.

No me gusta que corrijan mis textos sin preguntarme, además que en ninguna parte yo uso la palabra pueblo como la usa Cortázar. Estaba tan molesto con ese señor que le iba a escribir una carta, pero no lo hice porque al mes siguiente murió“, dijo a la prensa Advis.

El 1 de noviembre de 1997 la misma agrupación musical vuelve vestir sus tradicionales ponchos negros y presenta por primera vez “La Cantata Santa María de Iquique” en las salitreras del norte grande, (en Santa Laura, al interior de Iquique). En ese concierto participaron Daniel Valladares, Rodolfo Parada, Patricio Wang, Hugo Lagos. Guillermo García y Hernán Gómez. Invitada: la cellista Gabriela Olivares; y relator: Héctor Noguera.

En 1999 por iniciativa de La División de Cultura y SCD fue publicada la partitura de la “Cantata Santa María de Iquique”, dentro de una colección de partituras chilenas. La edición abre con un texto de Eduardo Carrasco que dice:

… Su valor radica en el modo como en ella se han logrado sintetizar, la inspiración y el talento del autor, con los sentimientos y valores de la época en que fue escrita. Ella fue compuesta entre el mes de noviembre de 1969 y marzo de 1970 para ser interpretada por el conjunto Quilapayún.

Para llevar a cabo esta composición, el autor tuvo como base algunos trozos de obras anteriores, escritas como música para teatro (obras de Jaime Silva y de Isidora Aguirre), así como un conjunto de poemas escritos a comienzos de 1968, como resultado de un largo viaje por Iquique (norte de Chile) y sus alrededores. El capítulo especial dedicado a la matanza de la Escuela de Santa María del libro regional titulado “Reseña histórica de Tarapacá”, de Carlos Alfaro Calderón y Miguel Bustos publicado en Iquique el año 1935, sirvió como única ayuda informativa para la confección del texto. El tema recuerda la matanza de mineros que tuvo lugar en 1907, en la Escuela Santa María de Iquique, hecho que a pesar de ser ignorado por la historia oficial, quedó grabado en la memoria de las gentes del norte.

Esta Cantata Santa María marca el resultado más logrado en un género de obras, anteriores y posteriores a esta, que se ha denominado en Chile y en América Latina, “cantata”, precisamente por el modelo que ha establecido esta obra. La idea central es la de unir ritmos folklóricos nacionales con una música de mayor elaboración, dando lugar a un género intermedio entre lo popular y lo culto. Ella conserva además el carácter dramático de la esencia de la cantata clásica, aunque en este caso la acción que se musicaliza está relatada y no cantada (recitativo). Eso permite un mayor realismo en el relato y una mayor atención prestada al carácter dramático de la música. Este género abrió un horizonte insospechado al desarrollo de la música popular en Chile y en el continente, pero además, permitió establecer un nuevo puente entre los músicos doctos y los músicos populares, sentando así las bases de una nueva música que, sin dejar de ser popular en el sentido de la amplia difusión, no renuncia a propósitos artísticos más ambiciosos.

Esta conserva las arias y coros cantados, los trozos instrumentales de la cantata clásica. La orquestación está escrita para instrumentos folklóricos, agregando a ellos un violoncello y un contrabajo, y conservando la alternancia entre coros y solistas. La obra, de gran factura expresiva, utiliza en forma original la armonía clásica romántica, creando efectos climáticos de gran impacto emocional. Introduce además eficaces contrapuntos, logrando un sentido de unidad compositiva rara vez lograda en obras de este tipo.

La obra se estrenó en julio de 1970, en el Teatro La Reforma de Santiago de Chile, y fue posteriormente presentada en el segundo Festival de la Nueva Canción Chilena, que tuvo lugar en agosto del mismo año, en el Estadio Chile de Santiago (actual Estadio Victor Jara). En su estreno fueron intérpretes el conjunto Quilapayún y el actor Héctor Duvauchelle, quién también participó en la primera grabación de la obra, realizada pocos meses después…“.


Acá, la agrupación “Indios de todas las Tribus” y la Orquesta Clásica de la Universidad Católica del Norte:

Evento realizado el domingo 5 de mayo de 2013, en el marco del cierre de la FILZIC (Feria Internacional del Libro del Zicosur) de Antofagasta.
Prólogo por el escritor pampino Hernán Rivera Letelier.
Imágenes pertenecientes a Antofagasta Tv.



 

Y acá la versión de Colectivo Cantata Rock:

Colectivo Cantata Rock junta a músicos de distintas agrupaciones como Quilapayún, Inti Illimani y Chancho en Piedra



 

La historia (en siete minutos). Iquique Tv

Producido por Iquique Tv



El documental. ‘Santa María de Iquique’ (Claudio Sapiaín – 1971)

 

En 1969, Claudio Sapiaín investigó este episodio, clave en la historia del movimiento obrero chileno. Con poco presupuesto, “Escuela Santa María de Iquique, 1907” utiliza archivos fílmicos, que reconstruyen los grados de explotación que sufría el obrero. En el desierto, entre las ruinas de las oficinas, se entrevista a un anciano testigo y sobreviviente de la matanza.

El documental se basa en la cantata de Luis Advis e interpretado por Quilapayún. El material original está perdido, aparentemente se habría destruido en los allanamientos a DICAP, quien financió parte de la realización de la película. Se conserva una copia en vídeo.

Ficha Técnica

Dirección de Fotografía: Samuel Carvajal. Montaje: Rodolfo Wedeles. Música: Luis Advis y Quilapayún. Cámara: Samuel Carvajal. Asistencia: Mario Contreras.

Casa productora: Cine Experimental de la U. de Chile. DICAP. Chile Films . Propiedad: Universidad de Chile . Género: Documental. País: Chile. Idioma original: español. Formato: 16mm. B&N. Fecha de estreno: 1970
Premios: – Mención, Festival Internacional de Cine de Oberhausen, 1970



La versión teatral. Humberto Martínez y Teatro Lucha Obrera (1976)

Producida por Nina Serrano para KQED TV. Incluye una entrevista con los actores al finalizar.

La obra de teatro de Humberto Martínez basada en la Cantata de Quilapayun, da expresión a las experiencias de los inmigrantes y exiliados de América Central y del Sur en un momento de golpes militares generalizados y represión en sus países de origen. Las y los actores son obreros migrantes de la zona de San Jose, California.

San Francisco, en 1976 se estaba llenando de exiliados que huían de las guerras civiles en América Central, el sangriento golpe de estado chileno y la represión argentina durante la “guerra sucia”, todo ello apoyado por la política exterior estadounidense.

Humberto utiliza técnicas influenciadas por el movimiento “teatro físico” para entrenar a un grupo de trabajadores de la fábrica de conservas en San José, California para promulgar este movimiento cantata documental. Humberto había producido esta pieza en Argentina pero dada la dictadura militar en el país en ese momento, se vio obligado a abandonar.

Los trabajadores de las fábricas de conservas eran un grupo muy politizado de chicanos y refugiados chilenos, que eran muy activos en los esfuerzos de solidaridad. Entrenaron con diligencia. Cuando el trabajo estaba listo produje a través de Comunidad Teatro Arte en KQED de Estudio Abierto.



La película.  ‘Cantata de Chile’ (Humberto Solás, 1975)

Cantata de ChileLargometraje cubano de Ficción. 1975 119 minutos.

Productora: ICAIC, Guión: Humberto Solás, Dirección: Humberto Solás, Producción General: Ricardo Istueta, Dirección de Fotografía: Jorge Herrera. Montaje o Edición: Nelson Rodríguez, Música Original: Leo Brouwer. Sonido: Ricardo Istueta, Dirección Artística: Luis Lacosta.

INTÉRPRETES: Eric Heresmann, Leonardo Perucci, Shenda Román, Nelson Villagra, Alfredo Tornquist, Peggy Cordero, Flavia Ugalde, Roberto Contreras, Alejandro Pérez, Pedro Chaskel, Juan Seoanne.

Sinopsis: En 1907 los obreros calicheros del norte de Chile organizaron una huelga de gigantescas proporciones, con el propósito de mejorar las condiciones de vida de las miles de familias de mineros que eran explotados despiadadamente por las empresas salitreras extranjeras.
La respuesta de la oligarquía chilena consistió en lo que históricamente se conoce como la masacre de Iquique, hecho vandálico que no consiguió aplastar la combatividad de la clase obrera chilena.