Latinoamérica, Nicaragua, Noticias — 12/11/2010 a 7:26 pm

Entrevista a Haydée Castillo del Movimiento Autónomo de Mujeres de Nicaragua.

image_print

CASTILLO: “ORTEGA YE LA ESTREMA DERECHA: XUEGA AL GRAN CAPITAL, A LA CORRUPCIÓN Y FAI UN USU ILLEXÍTUMU DE LES INSTITUCIONES”

Haydeé Castillo ye activista del Movimiento Autónomu de Muyeres nicaragüense, forma parte del Foru de Muyeres pa la Integración Centroamericana y ye vicepresidenta de la Fundación pal Desarrollu de les Muyeres y la Niñez. Amás, na so mocedá participó activamente na revolución sandinista, un suañu rotu por ún de los sos principales líderes, Daniel Ortega, tal como apuntó Haydeé Castillo na so visita a Asturies, onde vieno convidada pol colectivu Milenta Muyeres como ponente nes xornaes “Muyeres d’Equí y Allá” que se celebraron n’ochobre n’Uviéu.

 

 

Castillo durante la entrevista en Uviéu. Foto: Laura Lago

¿Qué vinculación tien el Movimientu Autónomu de Muyeres col actual Movimientu Renovador Sandinista?
El movimientu feminista distancióse del partíu Frente Sandinista de Lliberación Nacional (FSLN) nel so momentu y coxunturalmente fiximos una alianza col Movimiento Renovador Sandinista. La relación cola revolución sandinista arrinca nel mio casu na mocedá, porque dende mui pequeña, nos tiempos de la dictadura a finales de los setenta, tocóme participar nel movimientu estudiantil. Había diferentes frentes p’apoyar la llucha insurreccional: la xente que taba nel monte y la que facía’l so papel na ciudá entamando movilizaciones, fundamentalmente pola lliberación de la xente que taba preso por cuestiones polítiques. Cuando trunfó la revolución tuvi dellos cargos nel movimientu estudiantil y nel Frente Sandinista, un partíu qu’agora mesmo yá no representa la esquierda verdadera nel país.

¿Cómo vivió la victoria de Daniel Ortega como cabeza del FSLN nes últimeselecciones celebraes nel país?
A finales de los ochenta y primeros de los noventa nel movimientu feminista yá tábemos reflexonando mui a fondu sobre la dirección que taba garrando la esquierda nel país. Tamos mui esmolecíes pola metamorfosis que sufrió la cúpula que quedó col FSLN del que munchos y munches de nosotres hubimos alloñanos polos niveles de corrupción y autoritarismu, a lo que s’amestó’l pactu que fixo col Partíu Lliberal
Constitucionalista: vimos cómo la estrema derecha, el Partíu Lliberal Constitucionalista con Arnoldo Alemán a la cabeza, xuntábase con una supuesta estrema esquierda representada por Daniel Ortega, que buscaba protexese de l’acusación que se-y fixo pola violación a la so fiyastra Zoilamérica Narváez Murillo.

¿Sigue abiertu esti casu na política nicaragüense?
Agora que Daniel llegó al poder otra vez -a resultes d’un fraude pactáu colos lliberales, que consensuaron rebaxar la cantidá de votos colos que se podía ganar una elección-, sigue siendo un tema pendiente. El delitu yá prescribió, pero él nunca se desfixo de la so inmunidá enantes de que prescribiera. Si mentes el delitu tovía nun prescribiera Ortega nun disfrutara d’esa inmunidá seguramente diba tener que pagar dalguna pena.
Y probablemente por esti casu’l FSLN afuxe de contino de tolo tocante a los derechos de les muyeres o la igualdá, ye dalgo que-yos manca, y el so mayor caudillu, Daniel Ortega, diba tener munches coses qu’esplicar al respective.

Fala de que los derechos de les muyeres recularon en Nicaragua col FSLN. ¿Foron les muyeres una moneda de cambiu pa llegar al poder?
Claro, nosotres nacimos nun partíu, el Frente Sandinista, nel que teníemos una formación basada nel materialismo dialécticu, nel marximu, el leninismu… y pa nosotres foi bastante inquietante topanos con estes grandes incoherencias. Depués de qu’aprendimos que’l laicismu del Estáu yera vital pa poder algamar los derechos humanos en plenitú y poder vivir nun Estáu de Derechu plenu topámonos con un Daniel Ortega, una Rosario Murillo y una cúpula del Frente Sandinista que dende enantes de llegar al poder, cuando yera oposición nel parllamentu, quítanos, xunto cola Ilesia
Católica, los evanxélicos y la estrema derecha, el derechu al albuertu terapéuticu que teníemos consignáu na Constitución diba 170 años. Pareznos inverosímil cómo a día de güei Daniel Ortega lluz como un pastor, como daquién apegáu a la Ilesia. Agora diz que la revolución ye cristiana, socialista, y solidaria, dando un sentíu a unos principios que
nun tienen nada que ver colo que ye la esquierda verdadera na que nos formamos, col sandinismu qu’Augusto César Sandino predicó, un sandinismu que tien agora Daniel de prebenda nun sistema de corrupción, de grandes negocios. Ortega yá anunció que va a reelexise, cuando la Constitución de la República, resultáu de la mesma revolución, diz
que naide nel país pue reelexise, nin los alcaldes nin el presidente, anque sí los diputaos. Tamos nun momento nel país mui triste, con una decadencia total de la democracia y nosotres sentimos qu’esto tien tola traza de dir pa la instauración d’una dictadura.

¿Qué-yos fai prever esi futuru tan negru?
Nosotres lluchamos contra Somoza porque yera una familia que gobernaba
autoritariamente y agora tenemos a otra familia, la familia Ortega Murillo. Nosotres lluchamos contra’l nepotismu y vemos que los fiyos y les fiyes de Daniel son les que tomen les decisiones, ellos son los amos de les grandes empreses, en contuberniu nesti casu con Chávez en Venezuela, que ye quien apurre los recursos. Hai millones de
dólares anuales a resultes de los negocios ente Chávez y Daniel col petroleu venezolanu
y esos millones nun van a les arques del Estáu, al presupuestu de la República, sinón
que Daniel Ortega manexa esi dinero con total discrecionalidá.

¿Qué va facer el movimiento feminista autónomu énte les próximes elecciones? ¿Hai dalguna candidatura que-y convenza?
Va munchos años que les feministes nel país y les y los sandinistes que nos alloñamos del Frente nun votamos a Daniel y anque haya toa una manipulación y ellos faigan por descalificanos diciendo que nos pasamos a la derecha, nosotres tenemos mui claro como Movimientu Autónomu de Muyeres, como feministes y como sandinistes que lluchamos contra la dictadura, que los que traicionaron los principios del sandinismu y la revolución foron ellos y que nun merecen que’l pueblu nicaragüense ponga la so esperanza y el so votu en persones que realmente perdieron la ética y la moral y que s’escaecieron de los principios de la esquiera verdadera. Güei pa nosotres Daniel Ortega ye como la estrema derecha: xuega al gran capital, ye un gran amigu de la gran empresa, de la corrupción y fai un usu illexítimu de les instituciones: repartióse’l poder xudicial, l’electoral y agora hasta fai intentos pa manipular al exércitu y la policía, y hai que tener en cuenta que l’exércitu ye de les poques instituciones apartidistes que nos queden.

Afrima que’l gobiernu ta llevando a cabu una persecución al movimientu feminista: ¿Por qué ye tan peligrosu pal gobiernu esti movimientu? ¿De qué tien mieu?
El mieu de Daniel Ortega, de Rosario Murillo y de tola so cúpula al movimientu feminista ye que nosotres nun tenemos mieu. El so mieu tamién tien que ver con que cuando ún nun gobierna pol consensu, intenta gobernar pola fuercia, y tán sintiendo que la razón ta en nosotres, nel movimientu social, nel movimiento que llucha polos derechos políticos y civiles. Entós faen por controlar pola fuerza lo que perdieron pol consensu.

N’Europa y nel Estáu español hubo un movimientu curiosu d’apoyu al FSLN nel sodía. ¿Qué-y diría güei a los colectivos qu’apoyaron aquella llucha?
Diría a esos grupos qu’han atender pa Nicaragua, qu’han tar informaos, porque aquel suañu, aquella esquierda qu’en dalgún momentu representó Daniel Ortega yá nun existe. Pa nosotres Ortega ye más de lo mesmo, lo que nun quita que la esquierda siga tando ehí y que’l sandinismu siga tando vixente, anque agora nel país tenemos otros referentes.