GUATEMALA: Exigen al gobierno detener desalojos en serie y órdenes de captura.

image_print

 

 

Miembros de la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo (CLOC), y la Vía Campesina en Guatemala; Coordinadora de Organizaciones Campesinas (CNOC), Coordinadora Nacional de Viudas de Guatemala (Conavigua), Coordinadora Nacional Indígena y Campesina (CONIC) y el Comité de Unidad Campesina (CUC).

Denunciamos

La conflictividad agraria en Guatemala es histórica y en los últimos años se a agudizado, aunque el gobierno y el sector agroindustrial tratan de minimizarlo o esconderlo. La serie de desalojos violentos llevados a cabo a partir del 15 de marzo de 2011 en la región del Valle Polochic, entre el municipio de la Tinta y Panzós, Alta Verapaz, es una muestra de ello.

Los 12 desalojos violentos que se dieron por parte de grupos paramilitares de la empresa Chabil Utzaj con el consentimiento y presencia de agentes del Ministerio Público, 800 policías nacionales y 600 elementos del ejército, refleja que al gobierno no le interesa ni en lo mas mínimo resolver las condiciones de vida de las comunidades indígenas y campesinas

Las organizaciones indígenas y campesinas que integramos la Vía Campesina Guatemala vemos con profunda preocupación y condenamos la violencia e impunidad con la que han actuado esos grupos paramilitares. Y hacemos un llamado al gobierno que en el marco del Estado de Derecho mencionado en su comunicado del 17 de los corrientes, permita el acceso a la tierra, a la vivienda y a los servicios públicos de estas familias, que hoy se encuentran viviendo a la intemperie y sin seguridad de ningún tipo.

El Estado de Derecho no puede limitarse, ni beneficiar a un solo grupo, en este caso a favorecer a los empresarios y dueños de grandes extensiones de tierra.

Por otra parte condenamos la destrucción de al menos 1400 manzanas de maíz, frijol, chile y ocra en el Valle Polochic, ya que esto agudizará la situación de hambruna, desnutrición y pobreza de miles de familias de área.

Estos desalojos aún llevan el carácter de la tierra arrasada, lleva la expresión de discriminación y racismo hacia los pueblos indígenas. Durante décadas no ha cambiado nada, aún continúan participando elementos del ejército, PNC, guardias privados de los empresarios. Y en otros desalojos como los llevados a cabo en las comunidades de Cobán, Yalcobe y Sekukpur han participado guarda recursos.

Ante esta situación exigimos al gobierno que:

Antes de realizar los desalojos, se debe de investigar la certeza jurídica de la tierra y si los desalojos se dieran respetar los protocolos establecidos por las Naciones Unidas.

Que no se viole el derecho a la alimentación, vivienda y acceso a los servicios básicos de las comunidades.

Realizar una exhaustiva investigación para dar y condenar a los responsable materiales e intelectuales del asesinato del campesino Antonio Beb en la finca Miralvalle.

Facilitar y garantizar el acceso de campesinos y campesina a la tierra y otros recursos productivos como se establece en el Acuerdo Socioeconómico y Agrario, el Acuerdo sobre Identidad y Derechos de los Pueblos Indígenas y el Acuerdo para el Reasentamiento de Poblaciones Desarraigadas, en el marco de los Acuerdos de Paz.

¡Globalicemos la lucha…globalicemos la esperanza!

Guatemala, 29 de marzo de 2011