Música, Noticias, Resto del Mundo — 22/08/2015 a 6:29 pm

Ha muerto Mariem Hassan, la voz del Sahara libre

image_print
MARIEM HASSAN ha muerto el 22 de agosto de 2015. En el exilio, rodeada de su familia en los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf, Argelia. Descansa en paz, por fin, tras una lucha implacable de más de diez años contra el cáncer. Mariem con 17 años tuvo que escapar por una ventana para que no le echara el guante la policía española. Era agosto del 75, en Smara, Sahara Español, y ella acababa de cantar en una reunión clandestina del Polisario, cuando hicieron acto de presencia las fuerzas del orden.
Tres años después, integrada en el grupo Luali, salió de gira por el mundo para explicar la situación de su pueblo, tanto en los campamentos de refugiados de la Hamada argelina, como en el país bajo el yugo alauita.
Información de la web de Mariem Hassan


DESPEDIDA crbHasta el final ha mantenido firme el compromiso con su pueblo y su cultura. Esta Despedida (en la imagen) la pronunció en el congreso de cultura, celebrado en los campamentos a finales de febrero 2015, en el que participó activamente.

Mariem Hassan, la voz más representativa de la música del Sahara Occidental, nació en 1958 en las inmediaciones de la ciudad de Smara, en la cuenca de Saguia el Hamra, junto al río Tasua. La familia vivía de los rebaños de camellos y cabras que poseía. Es la tercera de un total de diez hermanos. Mariem tenía diecisiete años cuando Marruecos invadió el Sahara Occidental. Dos de sus hermanos eran militares y poseían coches, y con ellos trasladaron a la familia al enclave de Mjeriz, próximo a Tifariti, primera etapa del éxodo.

Desde allí salieron para Argelia, hacia un lugar de la inhóspita Hamada. Su campamento es conocido como Smara, en memoria de la ciudad que dejaron atrás la mayoría de sus pobladores. Allí ha pasado veintisiete años Mariem Hassan; allí han nacido sus cinco hijos. En la actualidad vivía en Sabadell (Barcelona), donde, tras lagos años de tener dispersa la familia, ha conseguido reunirla por primera vez.

Mariem lleva toda su vida participando en distintos grupos de música saharaui. Primero con Mártir Luali, en memoria del primer Secretario de Frente Polisario, muerto tempranamente en combate. Con el grupo viajó a muchísimos países participando en actos culturales cargados de un alto contenido político que, en plena guerra con Marruecos, eran a menudo boicoteados por activistas y funcionarios marroquíes en el extranjero. Algo que siguen intentando cuando tienen la menor opción. Mártir Luali, grabó en distintos países europeos cuatro o cinco discos de irregular factura, ayudado por los respectivos comités de solidaridad. Entre ellos destaca Polisario Vencerá, producido por Mohamed Tami, Ministro de Cultura saharaui desde finales de los 70 a mediados de los 80. Fue editado originalmente en 1982 por el sello español Guimbarda y recuperado en el 98 por Nubenegra.

mariem-hassan-soy-saharaui

Resumen y referencia del libro “Mariem Hassan, soy saharaui”. Descárgalo (pdf) y difúndelo

Mariem, como muchas otras de las mujeres que han integrado Mártir Luali, participaba o no en las giras y grabaciones según se lo permitieran embarazos, partos y crianzas de los hijos. Estuvo en el disco que se grabó en Holanda en 1980 -que nunca vio la luz- y en el de Francia, que se editó en 1989, pero que no llegó a distribuirse pues la gira que estaba preparada para apoyar el lanzamiento se suspendió por una de esas causas aciagas que persiguieron al grupo en toda su trayectoria. Por tal motivo hay que esperar hasta 1998 y A pesar de las heridas, para poder disfrutar de su voz en unas cuantas canciones.

Entre todas destaca su “Canción de la Intifada” que en las giras posteriores con Leyoad -grupo circunstancial bajo el que se presenta en toda Europa- será uno de los platos fuertes. El disco Mariem Hassan con Leyoad, publicado en el 2002, tuvo una espléndida acogida. Desde entonces se ha consolidado como artista individual, participando en numerosas giras y actuaciones ya bajo su nombre: Mariem Hassan. Ello no ha sido óbice para actuar esporádicamente con las Mujeres Saharauis, con las que ha grabado Medej, cantos antiguos espirituales.

 En 2004, ayudada por su amigo, el guitarrista Baba Salama,  dio el gran salto y montó su propio grupo con el que situó la música saharaui en el siglo XXI. La culminación de ese proceso llegó al componer una suite en forma de cantata popular en el seno del haul saharaui.

Así plasmó la respuesta que le tenía guardada al socialista Felipe González por su discurso en los campamentos de refugiados e 14-11-1976 y la posterior traición a sus promesas.

La consagración definitiva le llegó con Deseos, su primer álbum en solitario. De la mano de Baba Salama como productor y guitarrista, y con la asistencia de su hermano Boika Hassan, logra, por fin, una obra sólida e impecable, donde las guitarras disfrutan de una libertad hasta ahora desconocida en los territorios de haul. Deseos es un disco ardiente, lleno de ritmo, que aparentemente no deja traslucir las dos tragedias acaecidas durante su gestación: la leucemia y muerte de su productor, quien no llegó a ver el disco editado, y la del cáncer de mama de la propia Mariem.

Un documental de algo más de una hora de duración recoge su peripecia vital. MARIEM HASSAN, la voz del Sáhara, contiene alguno de los momentos decisivos de su carrera musical, como el concierto en el ETNOSOI de Helsinki o el citado del Womex en Newcastle. Estrenado en el FISAHARA de 2008, ha sido exhibido en numerosos festivales, tanto de música como de cine.

En el año 2012 Mariem Hassan imprime un giro a su propuesta musical. Los acontecimientos de los últimos meses, conocidos como la “Primavera Árabe”, y la incombustible lucha del pueblo saharaui por la independencia, marcan la temática de sus nuevas canciones. Paralelamente, su música, manteniendo firmes sus bases en el haul, se acerca al blues, al jazz y a sonidos contemporáneos como nunca lo había hecho un artista del Sáhara Occidental. El Aaiún Egdat (Arde El Aaiún) plasma esa visión actual y renovada.

El Aaiún Egdat es, ante todo, una obra muy abierta, tanto en su temática como en su expresión. El haul sigue siendo el motor fundamental. Las piezas más candentes, como la que presta título al disco, o las dos referidas al campamento de Gdeim Izik, a la Primavera Árabe o La victoria, están firmadas por prestigiosos poetas del exilio saharaui, como Beibuh, Bachir Ali o Lamín Allal. La lacerante voz de Mariem Hassan señala la gravedad del momento con toda la emoción que su garganta y su corazón son capaces de transmitir. Otros temas nos presentan a una Mariem mucho más dulce. Nunca la habíamos oído cantar como lo hace en “Ana saharauia” (Soy saharaui), auténtica declaración de principios. O como en “Descansen en paz”, con la jaima teñida de jazz bajo la luz cálida de la luna del desierto.


El 26 de julio de 2013 la Asociación Asturiana de Amigos del Pueblo Saharaui celebraba sus 25 años de existencia con un concierto en Oviedo, en el Teatro Filarmónica. Una cita por todo lo alto con Estrella Polisaria (fracción residente en España), Xosé Ambás, el grupo asturiano Tejedor y, cerrando, Mariem con unas cuantas sorpresas.

La primera, golpe de efecto integral, la entrada al escenario respondiendo al requerimiento del presentador Xoxé Ambás que con su pandereta y su voz -interpretando una jota de Somiedo- iniciaba un diálogo vocal con Mariem inédito hasta ese instante. La numerosa presencia saharaui en el teatro se maravilló con su brillante réplica.

Luego entró el portugués Luis Peixoto que cubría con su bouzuki la ausencia de Luís Giménez, de vuelta a Sudáfrica. Acababa de cruzar en coche el norte de la Península, desde Barcelona hasta Oviedo, tras finalizar esa misma mañana una gira allende los Pirineos. Apenas media hora para afinar y ponerse la darraa y el turbante. El suyo fue un trabajo impecable.

Mariem aprovechó que con la formación de Estrella Polisaria viajaba su hermano Boika, cuyo toque de guitarra saharaui tradicional es muy seguro. Y lo aprovechó para poder interpretar un mawal y para que Vadiya pudiera presentar un par de bailes en los que se necesita una guitarra que domine los complicados vericuetos del haul. Especial interés el baile libre, “Rags el Horr”, en el que guitarrista y bailarina recorren las gamas del haul, algo inusual.

 Al final, un “Yasar Geidu” multitudinario con muchos de los músicos que habían pasado por el escenario. Y esta vez con un tono un poco más bajo de lo habitual para que el gaitero de Tejedor tuviera ocasión de participar.

Uviéu-Madrid-Roma-Brindisi. De los montes astures a la llanura grecánico-salentina, allí donde la bota italiana dibuja su tacón. Un raid para la “Desert Session”, otro lance de gran calado en el que el haul era esta vez el protagonista absoluto.

Doce jóvenes músicos del sur de Italia deseosos de conocer una música ligada al desierto y en la que durante ocho días están dispuestos a zambullirse.

Al regresar de Italia, tras unos análisis, Mariem sabe que su salud se agrava. Aun así mantiene su compromiso de actuar en Avante, la fiesta anual del Partido Comunista portugués. Y lo hará sólo acompañada de su fiel Vadiya y la de dos bravos portugueses que lo arriesgan todo por ella para que salga indemne del trance. Luis Peixoto, bouzuqui, y Sebastiâo Antunes, cantante y guitarrista con una sólida carrera en el vecino país. Invidente, su arrojo en escena junto a Mariem agranda todavía más su gesta.

Entre los cuatro firman un concierto prodigioso ante varios miles de asistentes, entregados desde que Sebastiâo empezara entonando los primeros versos de“Senhora do Almortâo”, una virgen que le da la espalda a Castilla y que Mariem compara con la negativa de los saharauis a ser marroquíes.