Convocatorias — 29/03/2011 a 10:00 am

JUEVES 31 DE MARZO, 19,30h Plaza del Parchís-Gijón

image_print

ANTE LA INTERVENCIÓN MILITAR EN LIBIA

En respuesta a la ofensiva política y mediática a favor de la llamada “Operación Libia” que aboga por una invasión militar noroccidental en ese país, y una vez conocida la aprobación por la ONU de una zona de exclusión aérea en Libia nos encontramos con la a excusa de la intervención humanitaria, no deja ver la realidad de lo que tal intervención significa y lo insultante que resulta viniendo de quien viene. ¿por qué no hacerlo cuando Israel bombardea con armas mucho más letales a la población palestina y no en el marco de un conflicto interno sino de una ocupación ilegal? o, más aún, ¿por qué ningún gobierno de ningún país miembro de Naciones Unidas se atrevió a impulsar una resolución de condena contra Estados Unidos y Gran Bretaña por los cientos de miles de muertos, decenas de miles desaparecidos encarcelados torturados ,desplazados durante la invasión y ocupación de Irak?.

Todos sabemos la respuesta: los crímenes de las grandes potencias no se juzgan, simplemente se aceptan como se acepta la lluvia cuando cae. El mundo es así y Naciones Unidas no es sino el reflejo del desequilibrio de fuerzas en el mundo. Pero es también el intento, hasta el momento el único que tenemos, de paliar ese desequilibrio. Por eso no creo que debamos aplaudir la resolución que avala la intervención en Libia.

No es un triunfo de Naciones Unidas sino la constatación de su debilidad.

Y por favor que no digan que las bombas que se lanzarán sobre Libia matan de forma humanitaria.

Por todo ello consideramos urgente puntualizar:

1º.- Cualquier intervención militar sobre Libia -y entendemos por tal el bombardeo dirigido a crear una zona de exclusión aérea- ya sea ejecutada por la OTAN, o por EE.UU. y algunos de sus aliados, constituye una violación flagrante del Derecho Internacional y un acto de guerra imperialista que merece el rechazo más absoluto por parte de los pueblos del mundo y la realización de todas las movilizaciones posibles para detener esta nueva guerra.

2º.- El ataque a Libia responde a un doble objetivo: por un lado, el saqueo de sus riquezas naturales, sobre todo gas y petróleo, y por otro, el control directo de los procesos en curso en Túnez y Egipto, si éstos no se someten a los designios occidentales, así como de los levantamientos populares contra las petromonarquías del Golfo Pérsico, aliadas privilegiadas de EE.UU. la UE e Israel. La ocupación de Bahrein por tropas de Arabia Saudí, a petición de su gobierno, con la aquiescencia de EE. UU. y sin que ningún país – salvo Irán – haya expresado rechazo alguno, es suficientemente significativa.

3º.- También ahora, con el mismo cinismo que en guerras anteriores, se recurre desde los grandes medios de comunicación, al discurso de los “Derechos Humanos”. Pero nadie con un nivel mínimo de información debería creer a gobiernos que en tantas ocasiones han provocado masacres sobre millones de personas y depuesto a gobernantes que no se plegaban dócilmente a los intereses de sus multinacionales. El terrible sufrimiento que vienen provocando en Iraq y Afganistán nos debe recordar que siempre que hablan de “intervención humanitaria” están preparando un gigantesco robo a mano armada.

4º.- Si el Gobierno Zapatero apoya y/o participa en una intervención de la OTAN, con o sin el acuerdo del Consejo de Seguridad de la ONU–, tal y como reclama la ministra guerrera Trinidad Jiménez, debe ser considerado cómplice de un Crimen de Guerra.

Esa participación militar del Estado español será responsabilidad del gobierno del PSOE, y constituirá la enésima muestra de sometimiento de un Ejecutivo español al imperialismo euro-estadounidense y de su apoyo a los intereses privados de grandes multinacionales españolas como REPSOL, SACIR, ABENGOA, GAS NATURAL…etc.

5º.-.La intervención militar es “cruenta e hipócrita, ya que han sido los países que ahora bombardean Libia los mismos que han vendido armas a Gadafi y le han dado cobertura política y le han facilitado su fortuna personal en cuentas bancarias en Europa.

Hoy, más que nunca, hay que gritar bien alto:

¡Ni un euro para la guerra!

¡No a la guerra!

¡Por la soberanía de los pueblos!

¡OTAN no, Bases fuera!

¡Por la emancipación de los pueblos árabes!

¡Ni dictaduras, ni imperialismo!

JUEVES 31 DE MARZO, 19,30h Plaza del Parchís-Gijón

Plataforma Asturiana contra la guerra:

Comité de Solidaridad con la Causa Árabe/ Coordinadora Asturiana de ONGd / Izquierda Unida. / Partido Comunista de Asturias./ Partido Comunista de los Pueblos de España ,/ Bloque por Asturies/ COSAL/ Corriente Sindical de Izquierdas/ Cultural Gijonesa/ Escuela de Educación Popular/ Consejo de la Juventud del Principado de Asturias.CMPA)/ Suatea