Asia, Kurdistán, Noticias — 01/07/2013 a 2:03 pm

Manifestaciones por el asesinato de un joven kurdo

image_print

 

 

Manifestaciones por toda Turquía por el asesinato del joven kurdo, el proceso de paz tambaleándose

Solidaridad Kurdistán (S.K.)

En el marco del proceso de paz que Abdullah Öcalan está dirigiendo con sus conversaciones con el Estado turco, la Unión de Comunidades del Kurdistán (KCK), indicó que comenzaría la retirada del HPG, la guerrilla del PKK, fuera de territorio turco el 8 de Mayo.

Cumpliendo con lo indicado, y en firme compromiso con el deseo de una solución pacífica al conflicto, la guerrilla del PKK se fue retirando progresivamente hacía sus bases en las montañas del Kurdistán iraquí. Con su gesto, la guerrilla comenzaba uno de los más importantes pasos para el proceso de paz. Retiradas ya todas, o la inmensa mayoría, de las fuerzas guerrilleras fuera de las fronteras turcas, tanto la KCK como Öcalan indicaron que ahora le tocaba mover ficha al Estado turco, y que comenzaba una segunda fase de esta proceso de paz, una fase en la que el Estado tenía que mostrar si su compromiso con una resolución pacífica del conflicto es real.

Tras la primera fase en la que el PKK ha mostrado su compromiso con el proceso de paz retirando a todos su guerrilleros de Turquía, ahora el Estado ha de comenzar a cumplir las condiciones que el Movimiento de Liberación Kurdo ha venido reclamando, empezando por una mejora de las condiciones en la reclusión de Öcalan, la liberación de los presos políticos o la democratización de las instituciones turcas.

Pero hasta ahora la única respuesta del Estado turco a la retirada del PKK de sus fronteras ha sido la intensificación de presencia militar en la zona kurda. El ejecutivo turco ha aprovechado la retirada de la guerrilla de la zona kurda de Turquía para llevar a cabo una intensa militarización de la zona, con continuos movimientos de tropas, vehículos, vuelos de aviones y vehículos aéreos no tripulados, que han estado acosando a la guerrilla en su proceso de retirada. Pero no solo esto, sino que se ha comenzado a construir de forma acelerada numerosos puestos militares por toda la zona.

La KCK ha denunciado continuamente en sus comunicados que esta intensiva militarización del Kurdistán no favorecía el proceso de paz y que suponía una provocación que ponía en peligro el proceso de paz. Si se está buscando una resolución pacífica del conflicto no tiene sentido que mientras la guerrilla kurda, como gesto de buena voluntad retira sus efectivos, el ejército turco por su parte, incremente su presencia llevando a cabo una verdadera militarización del Kurdistán turco.

En el marco de estos hechos, el viernes día 28 de Junio, el pueblo kurdo se manifestaba en una localidad de Lice (distrito de Diyarbakır) contra la construcción de un puesto militar. Las fuerzas de seguridad turcas respondieron a esta manifestación abriendo fuego contra los cientos de manifestantes, dejando multitud de heridos y un fallecido, el joven Medeni Yıldırım.

Una vez más el gobierno ha mostrado su verdadera cara y cual su actitud ante el pueblo kurdo. La hermana del joven asesinado señalaba en declaraciones al diario Radikal,”Hace diecinueve años, mi primo (Adnan Yıldırım) murió y ahora mi hermano. Nada cambia“. Nazmiye Yıldırım, la hermana el fallecido, ha señalado que su primo fue asesinado por un grupo armado que lo secuestró por acusarle de ayudar económicamente al PKK. Hoy como ayer el pueblo kurdo tiene que hacer frente a la cruel represión y al asesinato de aquellos que antes y ahora siguen negando el derecho de este pueblo a existir.

En respuesta a este asesinato se han producido manifestaciones por toda Turquía, convocadas por agrupaciones pro-kurdas, organizaciones no gubernamentales y agrupaciones obreras, las manifestaciones han ido desde Estambul a Diyarbakir.

Impulsada por el HDK (Congreso Democrático del Pueblo) en Taksim se ha llevado a cabo una manifestación donde, tal como recoge ANF, se han coreado lemas como “Taksim y Lice de pie hombro con hombro”, “El mismo Estado, el mismo terror, en Taksim ayer y en Lice hoy “ e incluso personas con banderas turcas que gritaban “Bijî Biratiya Gelan” que significa “Viva la hermandad de los pueblos”.

La Plataforma Solidaridad de Taksim ha recordado a los tres caídos en las protestas de estas semanas y al joven kurdo asesinado, expresando”. Nuestros hermanos Abdullah Cömert, Mehmet Ayvalıtaş, Ethem Sarısülük y Medeni Yildirim, que salieron a las calles con su pasión por un mundo más igualitario, más fraterno y más libre, fueron víctima de una barbarie sin precedentes, el odio y la violencia”.

Por todo el Kurdistán turco se han producido también protestas, encontrándose las tienda cerradas en Amed (Diyarbakir), Yüksekova y en otra ciudades. Donde además de recordar al joven asesinado el viernes, se recordaba el aniversario de la muerte del militante del PKK Zeynep Kınacı. Se han producido además graves disturbios en Cizre, donde hace unos días YDG-H, una agrupación juvenil kurda apoísta declaró su fundación. La juventud kurda ha tomado las calles, se produjo un incendio en la autopista E-24 y cerraron el paso al tráfico hasta altas horas de la noche.

En Ankara, convocadas por el BDP y numerosa agrupaciones no gubernamentales y obreras, también se han producido protestas recordando a Medeni Yıldırım y condenando su asesinato, y coreando el lema “Hombro con hombro contra el fascismo”.

El co-presidente del BDP Gultan Kisanak, calificó el hecho como “un asesinato explícito y una provocación sangrienta.”

Por su parte el miembro del Consejo Ejecutivo de la KCK, Zübeyir Aydar, que se encontraba hoy en Bruselas en el recién inaugurado Congreso de la Paz y la Democracia en Europa, ha responsabilizado del hecho directamente al gobierno, indicando que hechos sangrientos como estos son provocados por la actitud que Erdogan está teniendo en las reuniones de “sabios” que se están llevando a cabo para encauzar el proceso de paz. Aydar ha señalado que el gobierno no está haciendo nada por el proceso de paz y que ello, sumado a hechos como los de Lice, están desplomando la confianza de la opinión pública en el proceso de paz.