Convocatorias — 08/02/2014 a 11:39 am

MARTES 11 FEBRERO 20:00H LA MADREÑA

image_print

 

 

LA ACTUALIDAD DE LAS POBLACIONES DE AZAWAD

MARTES 11 FEBRERO 20:00H LA MADREÑA

Intervienen:

Moussa AG Assarid , representante en Europa del Movimiento Nacional de Liberación de Azawad.

Carlos Ortiz de Zárate, escritor, autor de la novela “El Principado de la Fortuna” en la que se reconstruye el escenario de Azawad en un fiel seguimiento del conflicto hasta finales del otoño de 2012

Azawad, eterno retorno de los tuareg

Artículo de Pedro Costa Morata en Cuarto Poder

octubre 2012

Aunque para aclarar el problema de los tuareg norteafricanos no sea suficiente ilustrarlo con argumentos histórico-étnicos, sí importa, para explicar la reivindicación de su independencia política, como han hecho en Mali tras la conquista y ocupación de la mayor parte de ese Estado, recordar el esfuerzo y las luchas seculares de un grupo humano, heterogéneo y valeroso, aferrado a su cultura ancestral e infatigable defensor de su libertad. Y más si, como ahora sucede, se anuncia una intervención militar, pedida a mediados de octubre por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (que habilita a fuerzas africanas pero que habrá de ser en definitiva de responsabilidad europeo-occidental) para “restaurar la integridad territorial de la República de Mali” y combatir “la amenaza terrorista”. Así que es oportuno el análisis no estrictamente político, advirtiendo una vez más que las políticas histéricas, militaristas y neocoloniales, invariablemente agravan los problemas, como vemos actualmente en otros casos de intervención armada.

Azawad es algo así como “el país de los nómadas”, en lengua beréber targuí (singular de tuareg), y los independistas que se han hecho fuertes en ese territorio de Mali ocupando dos tercios de su superficie total (es decir, unos 850.000 km2) con el 10 por ciento de su población (o sea, millón y medio de habitantes), representan a un pueblo que durante siglos ha sobrevivido al medio desértico adaptándose a sus inclemencias y dando vida (pastoreo, comercio, cohesión humana, cultura sorprendente) a los inmensos espacios abiertos que se extienden entre las montañas del sur del Magreb y el bosque tropical: casi todo el desierto del Sáhara y buena parte de la franja sudanesa (también llamada Sahel). Aquí se incluyen los grandes macizos montañosos del desierto –Adrar de los Ifogas, Aïr, Hoggar, Tassili de Nayer–, que ahora pertenecen a los Estados de Mali, Níger y Argelia, pero también la “curva del Níger” y otros territorios desérticos que actualmente pertenecen a Libia, Chad o al Sudán geográfico, como Burkina Fasso e incluso Nigeria.

La inexistencia política actual de este pueblo se debe a la historia colonial, concretamente francesa, que con la ocupación posterior al “permiso de reparto” obtenido en la famosa Conferencia de Berlín (1884-85) desembocó en el troceado taimado (que no caprichoso, como todavía se califica al tiralíneas colonial) del territorio de África del Noroeste para constituir sus colonias con demarcaciones administrativas y criterios de conveniencia que, tras las independencias de 1960, dieron lugar a estados artificiales de fronteras disparatadas, trazadas con el único criterio de separar y desunir los pueblos preexistentes, con sus instituciones y culturas, para mejor dominarlos y humillarlos. No es de extrañar, pues, que sea Francia el país occidental que más alarma muestra ante la declaración unilateral de la independencia de Azawad: su colonización ha dejado en la región una docena de países de geografía contrahecha pero que, si consintieran la modificación de sus fronteras se verían inevitablemente enfrentados a la ilegitimidad histórica; y esto, ni los Estados actuales de la región ni la antigua potencia colonial pueden consentirlo.

Pero los tuareg han dominado políticamente lo que ahora retienen, y concretamente el tramo del río Níger donde se encuentran Tombuctú y Gao, durante varios periodos de la historia. Como, por ejemplo, durante los siglos XII y XIII, o tras el hundimiento del poder –teóricamente– marroquí que allí instaló a finales del siglo XVI aquel ejército de españoles al mando del renegado, y también español, Yuder (interesante episodio que, entre otras cosas, ha dejado en esas ciudades algunos apellidos españoles de la época). Y siempre se opusieron a la ocupación francesa, ocasionándole humillantes derrotas: por ejemplo, a las fuerzas de Flatters en 1881 y de Bonnier en 1884, junto a Tombuctú. Y ya bajo control militar francés volvieron a las armas en 1916-17, sufriendo con la derrota una espantosa represión; y en 1961-64, al poco de declarase las independencias de los Estados de la región, tras sentirse ninguneados y traicionados; y de nuevo en 1990- 96 y 2007-09, ambas en Níger, por causas económico-ambientales, reaccionando a la feroz explotación de los recursos mineros del norte del país. Curiosamente, la guerra actual está históricamente relacionada con la de 1916-17, ya que en ambas ha sido el escenario bélico libio (luchando entonces del lado de los Senussi y hace unos meses defendiendo a Gadafi frente a la oposición interna y exterior que acabó con él) lo que ha favorecido la rebelión con el regreso de unidades combatientes rearmadas.

La rebelión actual se ha iniciado en el norte de Mali en enero de 2012, tras la formación el año pasado del Movimiento Nacional para la Liberación de Azawad (MNLA), y ha llevado a la autoproclamación como Estado tuareg en las tres provincias consideradas tuareg (Tombuctú, Gao, Kidal) tras el golpe de Estado militar ocurrido en este país en marzo, que fue seguido de la proclamación del nuevo gobierno de acabar con la rebelión (siendo uno de los motivos de los golpistas el que el gobierno anterior no se enfrentara eficazmente a ella). Los tuareg no esperan ya de los sucesivos gobiernos malienses ninguna respuesta positiva a sus tradicionales reivindicaciones: de entre ellas la independencia es una novedad producida por la exasperación y porque se sienten más fuertes que nunca en un entorno político-internacional en el que el fundamentalismo islámico –con el que han hecho alianza– se ha erigido en auténtica potencia, que no solamente desafía a los poderes occidentales sino que pretende revisar a fondo la historia… No obstante, ni los tuareg han sido nunca fundamentalistas (sino tolerantes) ni su debilitamiento frenará el impulso salafista (lo contrario sería más probable).

En este marco, del que destacamos los persistentes agravios histórico-coloniales como problemas de fondo, la intervención que ha impulsado el Consejo de Seguridad es considerada en medios franceses como “cosa de semanas”. Es verdad que Francia y Argelia no parecen coincidir en los términos de la intervención, pero el miedo a un proceso de revisión de fronteras pesará por sobre disquisiciones hegemónicas regionales. Francia, altamente sensible a los intereses económicos en sus ex colonias africanas, aprovechará la oportunidad de alejar todo riesgo sobre el control que ejerce sobre la minería de uranio en Níger (donde la población tuareg supera con mucho a la de Mali), y contará con el apoyo de Estados Unidos y la Unión Europea: muy especialmente de España, que a su indisimulable animus belli permanente añade la nueva estrategia anti inmigración que viene tejiendo con Marruecos y Argelia y –también importante– sus intereses en esos yacimientos, ya que la Empresa Nacional del Uranio (ENUSA) posee el 10 por ciento del capital de la Compañía Minera de Akuta (COMINAK), y eso resulta esencial para las centrales nucleares nacionales al haberse cerrado las minas propias.

La intervención, forzosamente frustrante en un medio imposible –ideal para las rebeliones y la lucha terrorista, inviable para la acción militar convencional– parece llamada a garantizar la crisis permanente en ese inmenso territorio y, como en otros casos, la consolidación de nuevos “Estados fallidos”.