Brasil, Latinoamérica, Noticias — 17/09/2015 a 7:21 pm

MST (Brasil): Comunicado sobre el actual momento político. ¡Reforma Agraria ya!

image_print
El Movimiento Sem Terra exige, entre otras cosas, que el gobierno federal implemente sus compromisos con los campesinos sin tierra.
Publicado en la web del MST, el 13/IX/2015

mst 21197776119_60be13b4b1_bLa crisis política iniciada después de la reelección de Dilma Rousseff, y la ofensiva de la oposición y de los sectores más conservadores del país, vuelve a colocar algunas advertencias en la agenda.

Frente a la situación política nacional e internacional, una de sus principales advertencias consiste en alertar sobre la importancia de no reducir la lucha política a la lucha electoral y no sucumbir ante las trampas de la política tradicional.

Dicho esto, el Movimiento lanza su posición oficial sobre la crisis política y la situación actual de la Reforma Agraria en el país.

Además de denunciar la persecución, los asesinatos y la criminalización de los movimientos sociales en la ciudad y en el campo y criticar el ajuste fiscal que afecta de manera masiva a la clase obrera, el Movimiento exige al gobierno federal el asentamiento prioritario de las 120.000 familias acampadas (algunas por más de diez años), un Plan Nacional de Producción de Alimentos Saludables y la implementación del Programa Nacional de Agroecología, aprobado en el año 2012 y paralizado hasta la fecha.

POSICIÓN DEL MST FRENTE A LA COYUNTURA POLÍTICA Y LA SITUACIÓN DE LA REFORMA AGRARIA

  1. La sociedad brasileña ha construido la democracia en las contradicciones de la lucha de clases. Todavía tenemos mucho camino por recorrer, pero no vamos a permitir ningún retroceso en los derechos conquistados con la lucha por nuestro pueblo.
  2. Nos sumamos a la construcción del FRENTE BRASIL POPULAR, y todas las iniciativas de lucha de la clase trabajadora brasileña en defensa de sus derechos y reivindicaciones nacionales, como la movilización prevista para el 2 y 3 de octubre en defensa de cambios en la política económica y en la disputa del petróleo para el pueblo brasileño. Contra los proyectos de privatizar Petrobrás y entregar la capa Pré-sal, violando la legislación de intercambio y los royalties para educación.
  3. Reconocemos la existencia de una crisis económica mundial, pero no admitimos que sean las trabajadoras y los trabajadores quienes paguen la cuenta. Estamos en contra del ajuste fiscal y consideramos que el gobierno Dilma está implementando medidas de ajuste neoliberales que dañan los derechos de las y los trabajadores y reducen las inversiones sociales. Expresamos nuestro total desacuerdo con la política económica actual. Y exigimos que, al menos, la Presidenta cumpla con el programa por el que fue elegida.
  4. El programa de Reforma Agraria, que ya era débil, sufrió un agresivo recorte del 64% en el presupuesto del MDA (Ministerio de Desarrollo Agrario) y el INCRA (Instituto Nacional de Colonización y Reforma Agraria). Por otra parte, estos organismos están sufriendo amenazas de cierre.
  5. Rechazamos la suspensión por el gobierno central, cediendo a la presión de los grandes propietarios agrarios, de la Instrucción nº 83 que establecía normas para acelerar los procesos de obtención de tierras, sobre todo en zonas con mano de obra esclava.
  6. Exigimos que el gobierno federal respete los compromisos asumidos por la Presidenta Dilma, en audiencia con la coordinación nacional del MST, celebrada en diciembre de 2014, que acordó lo siguiente:
  • El asentamiento de las 120.000 familias acampadas (algunos desde hace más de diez años). Presentar un plan de objetivos;
  • Desarrollar de manera urgente un proyecto de desarrollo de los asentamientos, garantizando la infraestructura necesaria;
  • Implantar el programa de Agroindustria para los asentamientos;
  • Elaborar un Plan Nacional para la Producción de Alimentos Saludables. Implantar el Programa Nacional de Agroecología, aprobado en 2012 y hasta la fecha paralizado;

  • Garantizar la entrega de créditos para las familias asentadas, como un derecho fundamental para el desarrollo de la producción de alimentos, especialmente a las mujeres, lo que garantiza su autonomía económica;

  • Liberar y ampliar los recursos necesarios para el Programa de Adquisición de Alimentos (PAA) y fortalecer la Política Nacional de Alimentación Escolar (PNAE);
  • Asegurar  que todas las familias asentadas tengan Asistencia Técnica. Garantizar la gestión y funcionamiento de ANATER (Agencia Nacional de Asistencia Técnica del Campo), junto con los órganos ejecutivos de la Agricultura Familiar;
  • Garantía de recursos para proyectos de vivienda en el campo, especialmente las 120.000 familias asentadas que no poseen hogares;
  • Liberar los recursos necesarios para las escuelas en el campo, y sobre todo los proyectos Pronera (Programa Nacional de Educación en la Reforma Agraria).

  1. Denunciamos la persecución, los asesinatos y la criminalización de los movimientos sociales. ¡Luchar no es un crimen! Condenamos la masacre orquestada por el Agronegocio y las fuerzas conservadoras contra los pueblos indígenas, especialmente el pueblo Guaraní – Kaiowá. Exigimos la retirada de la ley contra el terrorismo propuesta por el Poder Ejecutivo y aprobada por el Congreso Nacional.
  2. Seguimos en la lucha permanente en defensa de la Reforma Agraria y de los derechos de toda nuestra base social. Estamos comprometidos en la movilización unitaria en el campo brasileño, con todas las organizaciones y movimientos afectados por la Agroindustria y la Minería.
  3. La situación actual de la lucha de clases nos convoca a la Lucha Política, articulada a nuestras banderas específicas. Los cambios estructurales y la presión para llevar a cabo las reformas populares y estructurales como la Reforma Agraria, la Reforma Urbana, la Reforma Política, la Democratización de los Medios de Comunicación, la Reforma Universitaria, pasan por un amplio proceso de movilización social y el fortalecimiento de las alianzas con la clase obrera del campo y la ciudad.

¡¡¡Seguimos en la lucha!!!

São Paulo, 11 de septiembre de 2015.
Dirección Nacional del MST