Latinoamérica, México, Noticias — 28/06/2015 a 6:53 pm

¡NI PERDÓN, NI OLVIDO! ¡¡PRESOS LOXICHA, LIBERTAD!!

image_print
P

 

Dos largas décadas han transcurrido desde aquel 28 de junio de 1995 cuando se masacró en el Vado de Aguas Blancas, Guerrero a 17 campesinos de la Organización Campesina de la Sierra del Sur, OCSS. Largos años de impunidad con la que el genocida Estado Mexicano ha protegido a los autores materiales e intelectuales de estos delitos de lesa humanidad y ha incrementado la persecución, la desaparición forzada, las detenciones ilegales y arbitrarias, la tortura y las ejecuciones extrajudiciales contra los campesinos y dirigentes de la Organización Campesina de la Sierra del Sur.

Aguas Blancas no se olvidaNo es ninguna casualidad que a partir de esa fecha fuera Secretario de Gobernación, hasta la masacre de Acteal en Chiapas el 22 de diciembre de 1997 el actual Secretario de Educación, Emilio Chuayffet y el entonces Presidente de la República, Ernesto Zedillo Ponce de León sea el responsable de las masacres más escandalosas de esa época de nuestra historia.

Un año después, el 28 de junio de 1996, en el Vado de Aguas Blancas, exigiendo justicia aparecía el Ejercito Popular Revolucionario, EPR. Un mes más tarde, igual que en diversos puntos del Sur de México, en Oaxaca realizaba acciones armadas contra las fuerzas policiacas y militares. Resultado, el Estado Mexicano se volcó con toda su furia contra las comunidades indígenas de la Región Loxicha. Detenciones masivas y arbitrarias, tortura, desapariciones forzadas, desplazamiento forzado de la población; todo el horror de la guerra.

Llegamos al año 2000 cuando la dictadura perfecta determinó que era tiempo de generar la alternancia en el poder para frenar el repudio popular a la partidocracia. Cambiar para que nada cambie; efectivamente, lejos de mejorar, las cosas empeoraron con el Partido Acción Nacional (PAN) en el poder.

El dinosaurio nunca se fue y ha regresado para seguir masacrando al pueblo con más fuerza desde 2012.

500 años después no hay justicia para los indígenas, para los campesinos, para los pobres.

19 años después del surgimiento del EPR, indígenas zapotecos de la Región Loxicha cumplirán 19 años en prisión por delitos que no cometieron.

La desaparición forzada sigue cobrando nuevas víctimas junto a los 43 estudiantes de Ayotzinapa. Por Aguas Blancas y tantas masacres impunes; por las víctimas de desaparición forzada; por las y los presos políticos y de conciencia; por los presos políticos y de conciencia de la Región Loxicha; por la represión, la contrainsurgencia social y guerra permanente contra el pueblo, gritamos:

¡¡NI PERDÓN, NI OLVIDO!!

¡¡VIVOS LOS LLEVARON, VIVOS LOS QUEREMOS!!

¡¡PRESOS POLÍTICOS Y DE CONCIENCIA DE LA REGIÓN LOXICHA, LIBERTAD!!

¡¡PRESOS POLÍTICOS Y DE CONCIENCIA, LIBERTAD!!

¡¡ALTO A LA REPRESIÓN Y CASTIGO A LOS CULPABLES!!