Noticias — 08/06/2011 a 12:34 pm

¡¡¡ Nun la van callar!!! La pallabra y la música de Julián Conrado

image_print

Julián Conrado es el seudónimo de un hombre del Caribe
 

 
colombiano, de profundo sentimiento bolivariano, que ha estado vinculado a la lucha insurgente desde los años ochenta, un poco antes del surgimiento de lo que en Colombia se conoció como proyecto político de Unión Patriótica.

¿Su nombre de pila?… Ya para nadie es un secreto, se trata de Guillermo Torres, oriundo de Turbaco, poblado que fuera el epicentro de la resistencia de los indígenas yurbacos cuyas memorables batallas contra los conquistadores aún resuenan en la conciencia rebelde de sus pobladores actuales y más aún, con vital energía, en la de este cantautor, guerrillero fariano, quien con orgullo ha dicho en su canción dedicada al jefe de la resistencia indígena de su pueblo originario que “fue el gran cacique Yurbaco el que a mi me enseñó a pelear, fue el gran cacique Yurbaco el que a mi me enseño orgulloso, y prefiero morir antes que ser esclavo de otro…, el gran cacique Yurbaco me enseñó a amar la libertad…”

Desde su adolescencia Julián Conrado estuvo enamorado de la música como de la lucha revolucionaria. Desde sus tiempos de estudiante de secundaria ya irrumpía con sus poesías de protesta y propuesta para cambiar los males y problemas de orden social, ante todo, que azotaban a su entorno. Igual, comenzaban también a surgir sus canciones en favor de los pobres y sus acciones en la protesta popular…,
hasta que por fin en algún momento de la primer mitad de la década de los ochenta, en su búsqueda de caminos para encontrar la justicia y la emancipación, se dio el abrazo con la insurgencia armada a través de un pequeño boletín, El Llamador, nos recuerda el mismo Julián que se llamaba el folleto echo de manera rudimentaria, con mimeógrafo manual, por los guerrilleros de las FARC que habían llegado a hacer su trabajo de penetración y organización política en la Sierra Nevada de Santa Marta.

Cuando tomó los caminos que lo condujeron a las montañas a encontrase con aquellos soñadores que fusil en mano hacían la siembra de los sueños del Libertador, Julián Conrado traía un recorrido de rebeldía anti-oligárquica que le había permitido cimentar sus convicciones y tomar la fortaleza que requeriría tal determinación para el caso de una persona que como él no venía propiamente del campo y por ende quizás le sería más dura su adaptación a las circunstancia de la vida en el monte.
Las FARC habían iniciado su trabajo en el macizo litoral como una determinación de la Dirección insurgente y para tal misión destacaron unidades de los Frentes Cuarto, Décimo, Decimosegundo y Vigésimo, fundamentalmente. Aún sufriendo el infortunio de la muerte de su primer comandante, Alfredo, a manos de las bandas de criminales y narcos que reinaban en la Sierra, el trabajo político organizativo se continuó con determinación y sobreponiéndolo a cualquier cantidad y tipo de adversidades. Adán Izquierdo, legendario guerrillero oriundo de Curumaní (en el departamento del Cesar, norte de Colombia), dio impulso determinante al proyecto político militar al que se vinculó Julián con sus canciones y sus esperanzas libertarias porque, valga decir que para entonces, mediados de los ochenta, Conrado como Guillermo Torres, había grabado con Mariano Pérez un trabajo musical vallenato muy difundido en las sabanas del Caribe con temática muy popular que incluía algunos canciones de protesta social como la conocida con el nombre del Chonchito Altanero, y que aludía a los gringos, criticando su posición colonialista. También el reconocido acordeonista Alfredo Gutiérrez había grabado dos composiciones amorosas de Guillermo Torres, las cuales lograron amplísima difusión en el contexto de la costa Caribe colombiana.

Vendrían los tiempos de la Unión Patriótica y Julián Conrado además de actuar como embajador de la música y la cultura popular, representó a las FARC en el proyecto político naciente hasta cuando la guerra sucia lo obligó, como a muchos otros, a volver a la montaña, donde con paciencia, tesón y mucha entrega continuó contribuyendo a la formación de si mismo y de los combatientes. Era muy común que los guerrilleros lo llamaran el Profe, tomando en consideración su labor como instructor de filosofía en las escuelas de formación de los combatientes. Desde aquellos lejanos años ochenta Julián se fue especializando en la materia, convirtiéndose en un verdadero maestro del marxismo-leninismo, del pensamiento bolivariano y de la historia no sólo de Colombia sino de la América Nuestra como militante consecuente del proyecto de Patria Grande y socialismo. Pero al mismo tiempo su contribución artística y cultural no cesó, llegando a realizar al menos nueve trabajos musicales de larga duración que han salido al público haciendo un acumulado de por lo menos cien canciones grabadas y una cantidad quizás similar de composiciones aun inéditas.
Si hacemos un recorrido por los trabajos musicales de las FARC, más de cuatrocientas composiciones grabadas entre los estudios y las montañas, Julián Conrado ha participado en casi todo los momentos y proyectos, iniciando con Mensaje Fariano que es el álbum en el que aparecen dos discos de larga duración, uno del Cantor de la Insurrección que es como se le llama a Julián en este campo y otro del Cardón Fariano Lucas Iguarán. Tenemos de Conrado otros álbum como Arando la Paz, Quinientos Años Después, Sueño Bolivariano, Bolivariando, Versos Bolivarianos, Respirando Dignidad, Canto de los Pobre volumen 1 y Canto de los pobre Volumen 2, entre otros.

La idea de hacer el primer trabajo discográfico en las FARC surge teniendo como sus principales gestores a Julián Conrado, y al inolvidable Adán Izquierdo, a quienes puede considerarse pioneros de esta labor dentro del movimiento revolucionario fariano, mediante una primera gestión realizada por allá a principio de 1988 que fue cuando se hizo un primer trabajo de forma empírica…, en las montañas de Santa Clara, en la Sierra Nevada de Santa Marta, gravando al aire libre, con guitarra, un casete que por un lado traía temas de Julián y del otro lado contenía temas de Lucas Iguarán. A partir de aquella iniciativa, en octubre del mismo año se inició la gestión para hacer la grabación de varios temas en algún estudio de manera más profesional. Así, con el apoyo del Secretariado de las FARC-EP y un especial entusiasmo de los comandantes Jacobo Arenas y Manuel Marulanda Vélez realiza el trabajo. En enero de 1989 se empezaron las grabaciones del álbum Mensaje Fariano, que sea dicho de paso era el nombre de una de las composiciones de Julián, donde se expresa el profundo sentimiento de paz de la insurgencia Colombiana. Por entonces se incluyeron 9 temas de Lucas Iguarán y 11 del Cantor de la Insurrección, entre los que se recuerdan las melodías de aquella canción principal como un conjunto de notas que estremecieron la Plaza Alfonso López de Valledupar, “llena hasta el palo e mango”, es decir colmada de manera total como consecuencia de la convocatoria y la presencia de las FARC: “veo el agua de los arroyuelos tranquila correr, adivino el olor de flores que acaban de nacer, pero la tristeza del pueblo esa es la tristeza mía…; quiero en vez de un fusil en mis manos llevar una flor, se lo terrible que es la guerra para la humanidad, soy un hombre que lucha pensando en sembrar el amor, precisamente soy guerrillero porque amo la paz…, porque amo la paz, porque amo la paz”.

En este primer álbum como a los largo de los demás se pueden encontrar aspectos interesantes de los que ha sido la vida de este insigne luchador bolivariano, de este personaje que hizo parte del Estado Mayor del 19 Frente José Prudencio Padilla, que fungió como dirigente de la Unión Patriótica, que hizo parte del Estado Mayor del Bloque Caribe, que representó al conjunto de las FARC en la Comisión Temática de los Diálogos de Paz del Caguán y que ahora, para dicha de todos, se mantiene con su optimismo de siempre, en creciente, contribuyendo en la conducción de la resistencia guerrillera en el sur de Colombia, haciendo honor al ejemplo Raúl Reyes, uno de los jefes insurgentes, intachable dirigente bolivariano, a quien acompañó hasta sus últimos días.
Julián Conrado nos seguirá entregando su ejemplo de combatiente y de cantor guerrillero, amante de la vida y de la justicia, cantándole a los indígenas de Colombia, a los trabajadores, a los desempleados, a su guerrillera amada de siempre Estrellita Guevara… y a los pobres; difundiendo el pensamiento emancipador, enseñándonos con sus composiciones la historia y los sueños de Nuestra América…; arando la paz, seguirá Julián, haciendo con sus versos bolivarianos, el canto de los pobres, divulgando el sueño bolivariano, que nos hace respirar dignidad; motivando la insurrección, trayéndonos las enseñanzas del viejo y la paz, de Manuel Marulanda y de Jacobo Arenas…; diciéndonos que siguen y siguen las filas guerrilleras, cantándonos con razón “comandante Jacobo arenas, la muerte te dejó más vivo”; hablándonos de ese otro “viejo querido ese querido viejo, de ese Manuel que tuvo un día el valor de atreverse a luchar…”; curucuteándole el alma al monstruo de la guerra sucia y el dolor, atizando como el atizador de su canción, hablándonos sobre el amor a la naturaleza o sencillamente como diría su viejo pescador, Cristian Pérez, ese hermano del alma también guerrillero y cantor que tenía “una mirada para infundir miedo y otra para brindar amor…”, ese que cayera abatido cumpliendo con su deber de combatir al imperio con sus cantos y con sus balas en una tarde caucana de junio, que Julián seguirá haciendo su lucha y “esas canciones que hablan de mariposa desnudas e invitan al pueblo a la insurrección”.


Larga vida a Julián Conrado, suerte y éxito para los combatientes de las FARC, honor y gloria a los guerrilleros caídos por el sueño bolivariano de la Nueva Colombia, La Patria Grande y el socialismo; honor y Gloria a Raúl Reyes, a Iván Ríos a Efraín Guzmán, al cantor Cristian Pérez, juglar rebelde que ha de ver con los ojos del pueblo al que llenaron de esperanza, hacer el asalto de los cielos mientras suenan sus canciones de amor y de emancipación.

500 años después
1 – Turbaquero
2 – Muchachita
3 – Hermanos
4 – Otro almanaque
5 – 500 años después
6 – Alas blancas
7 – La libreta
8 – El Bololo
9 – El viejo y la paz
10 – Huellas

Arando la paz
1 – Arando la paz
2 – El pescozón
3 – Vengo del indio
4 – La guitarra y el fusil
5 – Piropos
6 – Curucuteando
7 – La isla
8 – Oye guajiro
9 – Escolozón
10 – El atizador

Bolivariando
1 – Amistad
2 – De ollita a ollita
3 – Resistencia
4 – Bolivariando
5 – Nada personal
6 – El trabajo
7 – Venceremos
8 – Manuel
9 – Versos de pesadilla
10 – El avestrúz

Canto de los pobres 1
1 – Sentimiento de amor
2 – Canción de amor
3 – A Urías Rondón
4 – La neutralidad
5 – Mi muchachito
6 – No morirán
7 – María
8 – Canción de los pobres
9 – Viejo Julián Conrado
10 – La parranda
11 – Estrellita
12 – Mamá
13 – Todo cambia
14 – A Bolivariar
15 – Sapo Tungalalá

El canto de los pobres 2
1 – Terminó la pesadilla
2 – Eli
3 – Majijuana, coca y amapola
4 – El viejo pescador
5 – Mis versos
6 – Bailadora
7 – Clara y oscura
8 – Mi única tropa es Estrella
9 – La ley del embudo
10 – Deisy
11 – Palabrota
12 – El que no tenga espada

Respirando dignidad
1 – Alrededor del amor
2 – Caracol verde oliva
3 – Respirando dignidad
4 – Los compañeros
5 – Compae Emiliano
6 – Jamás de los jamases
7 – 8 de diciembre
8 – La culebra
9 – Lo que me inspira
10 – Jopito empolvado

Sueño Bolivariano
1 – Sueño bolivariano
2 – Cójela suave
3 – Guachipirriando
4 – Soy caribeño
5 – Lancita
6 – Canción verde (Glifosato)
7 – La cañandonga
8 – Benkos Biojo
9 – Cacique Upar
10 – Ni Na Ni Na
11 – 6 de diciembre
12 – El burro de Chalán

Versos bolivarianos
1 – Lo que me inspira
2 – 8 de diciembre
3 – Agua Fria
4 – Alrededor del amor
5 – Caracol verde oliva
6 – Compae Emiliano
7 – Con el mismo amor
8 – Con la frente en alto
9 – El cantor
10 – El carrerón
11 – El profeta
12 – Jamás de los jamases
13 – Jopito empolvado
14 – La bestia y la bella
15 – La culebra
16 – La mula enojada
17 – Lo que me inspira
18 – Los compañeros
19 – Notas verdes
20 – Pa lante la marcha
21 – Respirando dignidad
22 – Versos bolivarianos

http://www.alsurdelriobravo.blogspot.com/2009/12/8-discos-julian-conrado-el-cantor-de-la.html