Latinoamérica, Nicaragua, Noticias — 21/01/2011 a 12:16 pm

SE NOS FUE EL MARVIN

image_print

 

 

SE NOS FUE EL MARVIN

Tus broderes

Este 19 de enero se ha ido de viaje nuestro compañero, amigo y broderazo Marvin Paguaga Quiñones. Te conocimos en Ocotal, en las jornadas de lucha de Junio de 1990, cuando los oligarcas vendepatria querían acabar con todos los logros de la Revolución Sandinista y tu andabas con tu guitarra jaleando a los compas en las tomas de edificios públicos.

Sandinista, guerrillero en las jornadas heroicas de la insurrección, defendiste la Revolución de la criminal agresión gringa, pintor, artesano, cantante, pero ante todo defensor hasta la terquedad de los Nadie, de los Palmados, de los de “Abajo”.

Te recordamos loco, como no nos vamos a acordar del comedor para los chigüiines de Ocotal; de las locuritas del chinamo con todos los chavalos que como vos decías recordando a Leonel “no nacen por hambre y que tienen hambre de nacer para morirse de hambre”; de las conspiraciones en Dipilto; en el “Arlen”; El Salto; de cuando “emboscaste” a la Gemita…

Te has ido como siempre jodido, sin hacer ruido, de humildito, pero bueno, seguro que ya andas con Papayon, con el Zorro, la Cris, Leonel y con todos esos broderes anónimos que se dejaron la piel por la Revolución y que en toditas tus canciones recordabas.

Por aquí seguiremos recordándote, nos durara un buen tiempo la arrechura de que te fueras de viaje, pero siempre estaremos orgullos de ser tus amigos y de haber compartido tantos momentos contigo.

Ooye Paguagua y como dice la canción, siempre nos podemos juntar “en el lugar de siempre y con la misma gente”

En Homenaje a nuestro compañero y amigo Marvin Paguaga una canción de las suyas y una poesía con las que nos hizo identificarnos a muchos.

ABAJO
(De Luis Enrique Mejía Godoy)

Abajo donde no crece
ni la esperanza
y el perro
come en el mismo plato
y el indio sufre
por el maltarto del terrateniente.

Abajo donde la huella
de aquel abuelo
que tanto quizo
dejarnos algo
ya se ha borrado
y el chilamate murió reseco.

Abajo donde se escucha
en noches de luna y viento
lamentos que se deshojan
desde la tumba del indio muerto.

Abajo donde se escucha
en noches de luna y viento
lamentos que se deshojan
desde la tumba del indio muerto.

Sin saber leer;
sin poder hablar,
descalzo y hambriento
de libertad.

COMO LOS SANTOS
(Leonel Rugama)

Ahora quiero hablar con ustedes
o mejor dicho
ahora estoy hablando con ustedes.

Con vos
con vos tunco carretonero
con vos estoy hablando.

Con vos carbonero
carbonero encontilado
vos
vos que llevás ese cipote
enganchado
sobre el carretón
y lo llevás sosteniendo la lata
y todo encontilado.

Vos amarraste una vez
hace tiempo
un trapo
un trapo acabado de lavar
todo ajado
ajado y niste
y que lo amarraste en uno de los brazos del carretón
para secarte el sudor
y la tierra
y el tilde
y todo revuelto
y el trapo
está mugroso
y hasta echa un olor agrio
que vos lo sentís de viaje
cuando te secás la cara
o el pescuezo.

A vos te hablo
a vos que te suben el rango de la miseria
cada vez que te sale otra tira guindando del pantalón
vos que sos marca mundial
en el récord de los ayunos
¡qué cuarenta días!
¡y qué cuarenta noches!

A vos que se te asoma
curioso el calzoncillo nacido
por todo lo roto del pantalón
y hay gente que sale a la puerta
y que se pone a reír
hasta que doblás la esquina
chapaleando tufo
y seguís empujando
y con las rodillas peladas
y con el pecho consumido
y desnudo.

Con vos estoy hablando
con vos mismo
sí, sí
a vos te digo.

Con vos también
aseado chofer particular
engrasado taxista
camionero polvoso
busero gordo
soldador borracho
zapatero remendón
judío errante afilador de cuchillos
de hachas
machetes y tijeras
con todos los vende sorbetes y raspados
y con todos los vendedores ambulantes.

Con vos también
cipote vende chicles
y con el otro
el que vende bolis congelados
y el que vende gelatinas
y también con el de la bolsa de confites de coco
y con el de la bolsa de leche burras
y con todos los lustradores vulgares
(aunque digan que más vulgar es mi madre)
y también háblenle a los ciegos
a los ciegos que piden limosna en las paradas
y a los otros ciegos de guitarras o sin guitarras
(y a los proletarios de la música)
y a los tullidos de toda clase
y a los tísicos del estadio
y a los mudos y sordos de nacimiento.

Pásenle la voz a los basucas
y díganles que vengan
llamen a los chivos sifilíticos
y a los rateros
y a los busca pleito en las cantinas
en los estancos y en los putales
tráiganse también
a toda la mancha de vagos
a todos los vagos de todos los barrios
que ahorita están jugando janbol
y si no desmoche
aunque se quede el que tenga mico doble
que se vengan todos los demás
y aunque estén esperando con dos embolones.

Que se vengan todos los que están bateando
y los que están sirviendo
que se deshagan las apuestas
y que vengan
y que bajen las pandillas de todos lados.