Libros — 09/09/2015 a 1:40 am

Soberania de los Pueblos versus Impunidad S.A. CONTRAPODER Y LUCHAS POR LA JUSTICIA

image_print
soberania

Descárgalo (pdf) y difúndelo

La violación de los Derechos Humanos, de los Derechos de los Pueblos y de la Naturaleza se ha vuelto inherente a las operaciones de las empresas transnacionales y solo se equipara con su creciente poder económico y político. Tales violaciones corporativas han adquirido, además, un carácter sistemático y de certidumbre de impunidad, que se evidencian en ámbitos cada vez más numerosos de nuestras vidas, a medida que avanzan la desposesión y el acaparamiento de los bienes comunes. Para hacer frente a todo ello, desde hace décadas, la resistencia popular se vuelve cada vez más globalizada y coordinada, articulando contrapoderes frente a las empresas más poderosas del planeta.

“Soberanía de los Pueblos versus Impunidad S.A. Contrapoder y luchas por la justicia” expone a través de ocho artículos diversos casos que aspiran a servir como herramientas de acción para los activistas de diferentes continentes en su lucha por el acceso a la justicia frente a la violación sistemática de los Derechos Humanos y otros crímenes cometidos por las empresas transnacionales.Esta publicación ha sido producida en el marco de la Campaña Global para Desmantelar el Poder de las Transnacionales y Poner fin a su Impunidad. Se publica en un contexto particular, coincidiendo con la primera reunión del "Grupo de trabajo intergubernamental de composición abierta sobre un instrumento internacional jurídicamente vinculante sobre las empresas transnacionales y otras empresas con respecto a los derechos humanos”, que tendrá lugar en julio de 2015. El inicio de los trabajos de este Grupo constituye un hito en la historia de la lucha contra la impunidad de las transnacionales. Los movimientos sociales y las organizaciones que construyen cada día el contrapoder frente a las transnacionales se mantienen alerta y vigilantes en este proceso.

Presentacion

Mónica Vargas, Observatorio de la Deuda en la Globalizacio´n (ODG),
Diana Aguiar y Brid Brennan, Transnational Institute (TNI)

La asimetría que caracteriza las relaciones entre las empresas transnacionales, los Estados y los pueblos constituye un rasgo innegable del proceso de globalización capitalista. Se refleja directamente en el contraste que prevalece entre las normas vinculantes que protegen los intereses de los inversionistas, y un derecho blando que reduce al carácter voluntario el respeto de los Derechos Humanos por parte de las empresas transnacionales. Tal contraste conforma una auténtica “Arquitectura de la Impunidad”.(1) Por un lado, con la complicidad de los estados interesados en garantizar la “atracción de inversiones”, las empresas transnacionales se han ido cubriendo de una sólida coraza –que incluye acuerdos de libre comercio y de protección de las inversiones, con sus correspondientes mecanismos sancionadores.

Estos últimos se sitúan en una lógica en la cual el arbitraje pugna por sustituir, a la fuerza, a la justicia. Instituciones como el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI) constituyen claros ejemplos de dicha privatización de la justicia. Por otro lado, la violación de los Derechos Humanos, de los Derechos de los Pueblos y de la Naturaleza se ha vuelto inherente a las operaciones de las empresas transnacionales y solo se equipara con su creciente poder económico y político. Tales violaciones corporativas han adquirido, además, un carácter sistemático y de certidumbre de impunidad, que se evidencian en ámbitos cada vez más numerosos de nuestras vidas, a medida que avanzan la desposesión y la apropiación de los bienes comunes.(2) Para hacer frente a todo ello, desde hace décadas, la resistencia popular se vuelve cada vez más globalizada y coordinada, articulando contrapoderes frente a las empresas más poderosas del planeta.

Heredera de la Red Birregional Enlazando Alternativas entre Europa y América Latina y el Caribe,(3) la Campaña Global para Desmantelar el Poder de las Transnacionales y Poner fin a su Impunidad (4) es una prueba de la maduración y extensión de este proceso de resistencia, contando con más de 190 organizaciones y movimientos sociales de África, Europa, Asia y las Américas. Desde su lanzamiento en 2012, ha avanzado y facilitado espacios de diálogo, intercambio de experiencias y movilización, así como espacios para el diseño de estrategias comunes entre representantes de comunidades afectadas y otros actores de la sociedad civil que denuncian la impunidad corporativa. En el sentido de contrarrestar la “Arquitectura de la Impunidad” anteriormente mencionada y la captura de lo público por parte de las transnacionales, la Campaña Global pavimenta actualmente el camino hacia el Tratado Internacional de los Pueblos, como un instrumento político que permita sentar las bases de una visión alternativa de la ley y de la justicia, desde los Pueblos.

Las experiencias de construcción del contrapoder y las luchas por la justicia protagonizadas por las comunidades afectadas y la resistencia popular se han ido reflejando en el proceso del Tribunal Permanente de los Pueblos (TPP). Cabe resaltar, de hecho, que la casi totalidad de los artículos de esta publicación (5) se relaciona con casos que han sido presentados en alguna sesión del Tribunal Permanente de los Pueblos organizada por Enlazando Alternativas, como las de Viena (2006) (6), Lima (2008) (7) y Madrid (2010) (8), o por la Campaña Global (9). Así, entre los trece casos presentados en la “Audiencia del TPP sobre las violaciones de los derechos humanos por parte de las corporaciones y el Acceso de las personas a la justicia” (Ginebra, junio de 2014) estuvieron los de Shell en Nigeria, Chevron en el Ecuador, Pacific Rim en El Salvador y Glencore en el Perú, actualizados y analizados aquí.

Así mismo, los conflictos generados por Suez en Argentina y Bolivia figuraron en el TPP de Viena, la situación de las represas del Río Madera fue denunciada en las sesiones de Lima y de Madrid, y el caso de Iberdrola se presentó en el TPP de Madrid. (10) La presentación de estos casos ante el TPP permitió denunciar las violaciones corporativas que tienen lugar en todo el planeta y, al mismo tiempo, expresar el problema estructural de la falta de acceso a la justicia para las víctimas. En otras palabras, evidenció cómo el poder corporativo ha capturado los sistemas de justicia existentes en distintos niveles –nacional, regional e internacional– en su favor.

La Audiencia del TPP de Ginebra inauguró la Semana de Movilización “¡Paremos el crimen
corporativo y la impunidad!”,(11) la cual culminó con un suceso histórico en el Derecho Internacional: la Resolución del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (A/HRC/26/L.22/Rev.1).(12) Dicha resolución abre el paso hacia la constitución de normas vinculantes para las transnacionales. Esta publicación se enmarca precisamente en este particular contexto, coincidiendo con la primera reunión del “Grupo de trabajo intergubernamental de composición abierta sobre un instrumento internacional jurídicamente vinculante sobre las empresas transnacionales y otras empresas con respecto a los derechos humanos”, en julio de 2015.

Artículos que integran esta publicación

  • (Pág. 14) El artículo “Violaciones de los derechos humanos y de los derechos ambientales por parte de Shell en el Delta del Níger (Nigeria)” –escrito por Godwin Uyi Ojo de Environmental Rights Action/Amigos de la Tierra Nigeria– examina y actualiza la dramática explotación petrolera en el Delta del Níger. Una sola empresa, Shell, ha explotado la mitad del petróleo nigeriano, y ha obtenido millonarios beneficios. A la vez, el gran número de vertidos de crudo y la quema de gas han ido generando una degradación ambiental sin precedentes. Y si bien existe un reconocimiento del desastre ambiental generado por la industria petrolera en ese país desde instancias internacionales, como el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, la empresa sigue ninguneando al sistema de justicia nigeriano. La persistente resistencia local y las protestas frente a Shell, vinculadas también con la pérdida por parte de las comunidades del acceso a sus territorios ancestrales, a sus tierras más fértiles y a los recursos pesqueros, han tenido por respuesta sistemática la represión, la criminalización y el asesinato de dirigentes. Cobra particular relevancia este caso, en el año en el que conmemoramos el vigésimo aniversario de la ejecución de Kenule “Ken” Beeson Saro-Wiwa, histórico líder de la resistencia de las comunidades nigerianas frente a Shell, junto con ocho compañeros. La impunidad corporativa es posible en este caso por la destacable influencia que la empresa ha tejido a lo largo de los años en las más altas esferas del poder político. Sin embargo, existen propuestas y alternativas que van surgiendo desde las organizaciones sociales y ambientalistas nigerianas y las propias comunidades afectadas, las cuales no ceden en su empeño por conseguir la justicia ambiental y social en este país. En ese sentido, cabe destacar su participación en la preparación de una era pospetrolera en Nigeria,(13) y la participación en la elaboración del Manifiesto “Terra Viva” por un planeta sostenible.(14)
  • (Pág. 30) En segundo lugar, en “La histórica lucha por la justicia de la Articulación de los afectados por Chevron en la Amazonía ecuatoriana” –escrito por Pablo Fajardo de la Unión de Afectados y Afectadas por las Operaciones de la Petrolera Chevron-Texaco (UDAPT)– se refiere a los impactos socioambientales generados por otro gigante del petróleo, Chevron, sobre más de 400.000 hectáreas de Amazonía ecuatoriana. Evalúa cómo, durante años, en cada etapa de la producción petrolera se fue destruyendo una de las áreas más ricas en biodiversidad del planeta. En particular, para ahorrar dinero, la empresa evitó el tratamiento de los desechos tóxicos. Las consecuencias para el medio ambiente y la población local fueron trágicas, al desaparecer incluso un pueblo indígena.
    Aquí resultan de particular relevancia los continuos esfuerzos de la transnacional por eludir la justicia, primero en los Estados Unidos y luego en el Ecuador. Es un caso en el cual se visibiliza de qué es capaz una transnacional para evitar rendir cuentas, es decir, cuáles son los mecanismos que activa, desde la corrupción de las autoridades en el país de “inversión” (Ecuador) y la diplomacia corporativa mediante un apoyo importante del gobierno del país sede (en este caso, los Estados Unidos), hasta los tratados bilaterales de protección de las inversiones y su correspondiente sistema de arbitraje. Pero también se ilustra con creces la tenacidad de los integrantes de las comunidades afectadas en la búsqueda de justicia y reparación durante más de 20 años. De hecho, esta voluntad férrea les llevó en 2014 a denunciar al gerente de Chevron, John Watson, ante la Corte Penal Internacional por crímenes de lesa humanidad.
  • (Pág. 44) La minería es otro de los sectores que consideramos aquí. En “El caso de Pacific Rim–Oceana Gold contra El Salvador: impunidad y violaciones de los derechos humanos, la democracia y la soberanía nacional” –escrito por Manuel Pérez Rocha del Institute for Policy Studies– se analiza una situación distinta, más reciente y se destaca la resistencia de la población local para evitar y prevenir los daños socioambientales por parte de la transnacional. Cabe destacar que sin haber conseguido la concesión, la empresa ya ha generado impactos ambientales graves en la fase de prospección, y que su presencia coincide con la represión (llegando a la tortura y al asesinato) de ambientalistas y defensores de los Derechos Humanos. De forma paradójica una vez más, aquí también se activa el sistema de arbitraje, como recurso de las empresas ante un espacio privado que se sobrepone a las legislaciones nacionales y cuestiona directamente la potestad de los estados de decidir con soberanía sobre sus recursos naturales. Se trata una vez más de un conflicto vivo, en el cual surge una respuesta popular contundente desde el movimiento social salvadoreño contra la minería metálica.
  • (Pág. 55) Por otra parte, en “Glencore y la minería peruana: evadiendo responsabilidades” –escrito por Mónica Vargas Collazos del Observatorio de la Deuda en la Globalizació (ODG)– se actualiza la información sobre Glencore, que ya fue objeto de análisis en Impunidad S.A. Herramientas de reflexión sobre los “súper derechos” y los “súper poderes” del capital corporativo, pero se concentra específicamente sobre los conflictos abiertos de la empresa en el Perú. Resalta la gravedad de los conflictos socioambientales generados por Glencore y por Xstrata, hoy fusionadas, y se destaca otra estrategia preocupante desarrollada por las transnacionales, que consiste en el tejido de relaciones muy estrechas (algunas formalizadas por contratos) con la policía local. A la vez, se observan los tratados bilaterales de protección de las inversiones que amparan a Glencore en el Perú, pero también se resalta la creciente coordinación entre comunidades afectadas por la transnacional en distintas partes del mundo, un rasgo particular de la resistencia a esta empresa en particular.
  • (Pág. 66) Un tercer sector evaluado en esta publicación radica en el de la “Watergy”, ámbito en el cual coinciden empresas de multiservicios activas en las industrias de los servicios de agua, aguas residuales y energía. Con “No es verde Iberdrola. La hipocresía de una transnacional energética que se pintó de verde” –escrito por Martin Mantxo de Ekologistak Martxan– examinamos el caso de Iberdrola, una de las principales empresas energéticas a nivel global, y vemos cómo se ha ido extendiendo en América Latina. Se destaca cómo la empresa, si bien intenta presentarse como abanderada una campeona de las energías renovables, aún sustenta gran parte de sus beneficios en las energías fósiles y en proyectos que generan conflictos socioambientales importantes, como las eólicas en México y Grecia o la energía nuclear en el Estado español.
  • (Pág. 82) En “Suez, Suez Environnement y GDF Suez” –escrito por Richard Girard y Erin Callary, Polaris Institute– se muestran las diferentes posibilidades que tienen las transnacionales de hacer uso de los pilares de la arquitectura de la impunidad. El ejemplo de Suez y su papel en la privatización del agua en el Sur Global visibiliza cómo, en un sector tan estratégico para la reproducción social, entran en contradicción el objetivo de maximizar las ganancias, por un lado, con las inquietudes ambientales, la defensa de la salud pública y la reducción de la pobreza, por otro lado. Esto nos ilustra nuevamente cómo el sistema de arbitraje internacional se deslinda del respeto de los Derechos Humanos y garantiza el “derecho al lucro” por parte de las transnacionales, sin tener en cuenta que la falta de acceso a recursos como el agua puede tener muy graves consecuencias para los seres humanos.
    Aquí se ofrecen sendos ejemplos de la irresponsabilidad del actuar de las transnacionales, que se sustenta en la capacidad de influencia sobre cargos elegidos y la corrupción.
  • (Pág. 97) Avanzando en la complejidad de la convivencia y coordinación entre diferentes intereses transnacionales desde sectores como la construcción, la energía, la minería y el agronegocio, “Réquiem por un sueño de progreso: economía política de las megarepresas en la Amazonía brasileña” –escrito por Diana Aguiar del Transnational Institute (TNI) y Marcela Vechionne del Grupo Carta de Belém– propone un análisis de las megarepresas amazónicas. La mirada aquí rebasa la simple generación eléctrica y se concentra sobre su papel en el proceso histórico de acumulación por desposesión de las comunidades locales. Se desmitifica el supuesto “desarrollo” aportado a la vez que se destaca una vez más la captura corporativa de lo público con el objetivo de avanzar, por las buenas o por las malas, en la implementación de las megainfraestructuras. Se destaca el papel del Estado en la economía política de las represas, resaltando su participación en el financiamiento, el establecimiento de seguridad jurídica para los inversores, la adaptación del marco legal, la legitimación y, finalmente, la represión de los sectores críticos con las megarepresas. El artículo añade una reflexión sobre la inconmensurabilidad y la irreversibilidad de los daños socioambientales que generan este tipo de infraestructuras, aspectos clave a considerar a la hora de pensar en mecanismos vinculantes que penalicen el actuar de las transnacionales.
  • (Pág. 116) Por último “Árbol por pez: la (i)lógica de vender compensaciones por pérdida de biodiversidad” –escrito por Joanna Cabello y Tamra Gilbertson de Carbon Trade Watch– explora un nuevo nicho de mercado –y de impunidad– de las transnacionales.
    Concretamente, se trata de mecanismos que acompañan y permiten la continuidad de proyectos tales como construcciones inmobiliarias, carreteras, minas a cielo abierto y otros que destruyen la biodiversidad. El artículo examina en detalle diferentes ejemplos de un fenómeno aún nuevo y relativamente desconocido.

Recomendamos también consultar el “Mapa Temático de la Audiencia del Tribunal Permanente de los Pueblos sobre Violaciones de Transnacionales a los Derechos Humanos y Acceso de los Pueblos a la Justicia”.(15)

“Soberanía de los Pueblos versus Impunidad S.A. Contrapoder y luchas por la justicia” propone más evidencias que puedan servir como herramientas de acción para lo/as activistas de diferentes continentes en su lucha por acceso a la justicia frente a la violación sistemática de los Derechos Humanos y otros crímenes cometido por las transnacionales. “Lento pero viene…” decía del futuro el inolvidable Mario Benedetti. Detrás de cada artículo de esta publicación se palpa ese futuro. Si bien aún queda mucho camino por recorrer, comienza a resquebrajarse el inmenso muro de la impunidad transnacional, donde las resistencias populares, cada vez más enlazadas, labran pacientemente brechas. Ante el creciente acaparamiento corporativo de los territorios, de los recursos naturales y de los bienes comunes en general, el contrapoder popular está en pleno proceso de construcción.

De forma persistente, dinámica y creativa a la vez, no solamente cobra protagonismo en espacios como el Tribunal Permanente de los Pueblos. Además, es el laboratorio de alternativas reales y prácticas, que ya están en marcha. “Lento, pero viene…”.

“Soberanía de los Pueblos versus Impunidad S.A. Contrapoder y luchas por la justicia” está dedicada a las comunidades, a los colectivos y a las organizaciones en resistencia en el Sur Global, que cada día sientan, con valentía y dignidad, las bases del contrapoder, así como a los miembros del Tribunal Permanente de los Pueblos por su compromiso y dedicación.

Notas

1 Zubizarreta, Juan H. (2015). El nuevo derecho corporativo global. Estado del Poder 2015. http://www.tni.org/sites/www.tni.org/files/download/tni_state-of-power-2015.pdf
2 Véase: George, S. (2015). Los usurpadores. Cómo las empresas transnacionales toman el poder. Barcelona, Editorial Icària.
3 Véase: http://enlazandoalternativas.org/
4 Véase: http://www.stopcorporateimpunity.org
5 A excepción del artículo sobre compensación por la pérdida de biodiversidad, que expone elementos estructurantes de una nueva amenaza para la soberanía de los pueblos sobre sus territorios.
6 Véase: http://www.enlazandoalternativas.org/spip.php?rubrique49
7 Véase: http://www.enlazandoalternativas.org/spip.php?rubrique50
8 Véase: http://enlazandoalternativas.org/spip.php?article983
9 Véase: http://www.stopcorporateimpunity.org/?p=5879&lang=es
10 Véase: Tribunal Permanente de los Pueblos (2010). La Unión Europea y las Empresas Transnacionales en América Latina: políticas, instrumentos y actores cómplices de las violaciones de los derechos de los pueblos. La Sentencia. Diciembre. http://www.enlazandoalternativas.org/IMG/pdf/TPP-verdict.pdf
11 Véase: http://www.stopcorporateimpunity.org/?page_id=5572&lang=es
12 Véase: http://ap.ohchr.org/documents/dpage_e.aspx?si=A/HRC/26/L.22/Rev.1
13 Véase: Environmental Rights Action/Friends of the Earth Nigeria (2009). Building a Post Petroleum Nigeria (Leave new oil in the soil). 25 de noviembre. http://eraction.org/publications/presentations/leaveoilproposal.pdf
14 Véase: Shiva, V., Lockhart, C. y Shrof, R. (ed.). 2015. Terra Viva: Our Soil, Our Commons, Our Future. A new vision for Planetary Citizenship. Navdanya International. Enero. http://seedfreedom.info/wp-content/uploads/2015/05/Terra-Viva_Manifesto-English.pdf
15 Véase: http://ejatlas.org/featured/dismantle-corporate-power