Convocatorias — 02/03/2011 a 9:49 am

XUEVES 3 MARZO 19,30H PLAZA EL PARCHIS XIXON

image_print

 

 

Comunicado del Comité de Solidaridad con la Causa Árabe.

Durante los últimos meses, los pueblos de un buen número de países nos vienen dando una lección de dignidad. Y muchos de ellos desde mucho antes. En palabras de una manifestante tunecina: “nosotros somos el pueblo, el pueblo que lucha es el pueblo”. La derrota que le inflingió el pueblo egipcio a Mubarak, como antes fue la caída de Ben Alí en Túnez, ha alentado y radicalizado las movilizaciones en toda la región. Algunos regimenes –Bahrein, Yemen- están acorralados, mientras otros -Argelia, Marruecos, Jordania- retroceden haciendo concesiones antes inimaginables. El estallido llega también a Irak, Arabia Saudita, Palestina,… Hoy el epicentro del despertar de los pueblos árabes se encuentra en las tierras libias. Este levantamiento no está enfrentando a un líder revolucionario sino a un régimen despótico que tiene estrechos intereses comunes con Estados Unidos y Europa.

El levantamiento popular iniciado el 14 de Febrero continúa creciendo; ya ha liberado vastas regiones del país y se acerca a la capital. Una búsqueda común de libertad contra regímenes despóticos, sostenidos por aparatos de terrorismo de Estado y por el imperialismo, enfrenta a los fieles garantes de las inversiones extrajeras y de las recetas neoliberales con las movilizaciones y rebeliones que conjugan reclamos sociales, políticos y de autodeterminación.

Está ocurriendo en muchos lugares y muy diferentes contextos, pero con un elemento común que acusa, como últimos responsables de la miseria, el abuso y la ausencia de derechos a las empresas y gobiernos de occidente: los Estados Unidos de Norteamérica y la Unión Europea, que sólo saben preocuparse por los intereses de sus grandes mercaderes y resolver los problemas desplazando ejércitos, haciendo la guerra, cerrando fronteras y vendiendo armas.

Este camino no acaba aquí ni ahora. El viaje no será corto ni fácil. Quizá no haya hecho más que empezar, así que empecemos a saludar el valor de quienes han decidido poner fin a la injusticia. Esto es lo que os proponemos:

– Empecemos a tomar nota de su ejemplo de dignidad.
– Prometamos que no les vamos a perder de vista.

– Practiquemos la solidaridad en su forma genuina: mostrándonos aquí, saliendo a la calle tantas veces como sea necesario, para reconocer su lucha como nuestra y viceversa, porque sólo así puede responderse a los crímenes globales de un poder con vocación global.

– Exijamos democracia de verdad, libertad y paz con justicia para toda esa gente que lucha porque, como bien gritaba esa mujer tunecina (y tantas otras como ella, desconocidas pero compañeras para siempre): “Esa gente es la que dignifica y merece el nombre de PUEBLO”.

¡Dejadles decidir en paz! ¡Dejadnos decidir en paz!

– Contra las dictaduras y la corrupción
– Contra las terribles desigualdades sociales
– Contra la expropiación de sus riquezas por multinacionales extranjeras.
– Contra la venta de armas, y el apoyo militar de la Unión Europea y de Estados
Unidos a los gobiernos antipopulares.